Generic placeholder image
Generic placeholder image

“Sería grave que esto termine en la Corte Penal Internacional”

Entrevista de Cecilia González Villa, Diario del Huila, Neiva, agosto 29 de 2008 Reconoce que la situación en el Congreso de la República no ha sido fácil dadas las preocupantes condiciones políticas actuales a las que se viene enfrentando la oposición. Sin embargo, el senador del Polo Democrático Jorge Robledo sostiene que no se puede […]

corte

Hace 9 años

Entrevista de Cecilia González Villa, Diario del Huila, Neiva, agosto 29 de 2008

Reconoce que la situación en el Congreso de la República no ha sido fácil dadas las preocupantes condiciones políticas actuales a las que se viene enfrentando la oposición. Sin embargo, el senador del Polo Democrático Jorge Robledo sostiene que no se puede dejar de trabajar ni un sólo momento.Ayer estuvo en Neiva, en recorrido académico en la Universidad Surcolombiana donde se analizó el proyecto de El Quimbo, luego se reunió con los jarreadores de leche, y terminó su visita en la Facultad de Salud donde analizó las consecuencias de la Ley 100.

En diálogo con DIARIO DEL HUILA, Robledo insistió en criticar fuertemente las recientes actitudes del presidente Álvaro Uribe, y advirtió que una intervención en Colombia de la Corte Penal Internacional, no dejaría al país muy bien parado ante la comunidad internacional.

¿Cómo analizar ese rifi-rafe entre las ramas del poder en Colombia?

Jorge Robledo: Tenemos un problema grave, y es que cada hecho de una u otra forma salpica o condena al Gobierno en cosas muy graves. Lo de la ’Casa de Nari’ como la llama alias ’Job’ es un hecho escandaloso y de una gravedad inaudita. De manera distinta pero igualmente grave es lo del hermano del ministro Valencia Cossio, que también salpica al Gobierno, es otra expresión más de lo que llamo el ’parauribismo’. Y la respuesta del Presidente en vez de ser respetuosa de la Corte Suprema de Justicia, de la ley, es la práctica de la cortina de humo que consiste en defenderse atacando y agrediendo a los demás, poniendo la discusión donde no es.

Pero también se ha devuelto a muchos años atrás…

Es increíble que un país que tiene los problemas de decencia, paramilitarismo y parapolítica, el Presidente los ponga a discutir sobre sucesos de hace veinte años. Es decir, la manipulación suprema de una persona que no respeta a la gente y que tiene una lógica de tirano.

Entre tantos argumentos del Presidente, ¿se le puede creer?

Es muy difícil creerle. Por ejemplo, un día sale y acusa al magistrado Iván Velásquez, de la mano con un alias ’Tasmania’, monta toda una conspiración contra la Corte, sale la Fiscalía y dice que ese ’Tasmania’ es un conspirador, un delincuente que quiere demeritar a la Corte, y el Presidente en lugar de respaldar a la Fiscalía sale a insultar al Fiscal porque denuncia a ’Tasmania’. Este es un país en un grado de deterioro moral terrible porque cuando el Fiscal cumple el Presidente lo insulta, y si la Corte lo hace, también la insulta. Pero en cambio la Casa de Nariño tiene las puertas abiertas para los emisarios de ’Don Berna’.

¿Es decir que cuando se trata de un delincuente que habla de él, es malo, pero cuando no, a ese sí le presta atención?

Eso es una cosa completamente inmoral. Ahora salió contra gobiernos liberales de hace diez años, y resulta a que a todos esos gobiernos a todos los apoyó él. Uribe fue del grupo de Ernesto Samper, toda la vida, entonces es una inmoralidad muy grande. Primero, defenderse de cosas de hoy hablando de cosas de hace veinte años, además crucificando a sus amigos. Eso es una truculencia amoral, supremamente grave.

¿Qué posición se va a tomar por parte del Congreso, frente a estos ataques continuos hacia las cortes?

En el Congreso hay varias posiciones. La posición del Polo y del Partido Liberal es de rechazo enfático a eso. Uno que siente en el uribismo: que hay algunos uribistas muy incómodos porque saben que se están tocando cosas demasiado graves, y otros uribistas con una alcahuetería, son igualitos al Presidente, y aplauden ese desastre. Pero yo sé que la gente de bien de este país, la gente informada, que entiende, sabe que lo que está haciendo el presidente Uribe es un atropello a la Constitución y a la ley, a las buenas costumbres y a la decencia. Estoy seguro de que Uribe no va a terminar bien, porque una persona que actúa con esa inmoralidad no puede terminar bien.

¿Podríamos decir que Uribe está actuando con tintes de dictadura, más ahora que se habla de una segunda reelección?

Sí, es una lógica de tiranía, diría yo, que finalmente es sinónimo de dictadura. Es que quién es un tirano o un dictador, aquel que convierte su poder en uno omnímodo que aplasta a los demás poderes. Es claro que Uribe desde hace mucho rato tiene sometido mediante clientelismo al legislativo, y está dedicado a someter al judicial, eso lo convierte automáticamente en un tirano que es lo que él quisiera ser, que no es con una causa noble, sino con la causa de la protección de los parapolíticos que son casi todos uribistas. Es que lo más dramático de todo es que son atropellos inauditos del Presidente, ni siquiera en nombre de una causa justa sino en la defensa de los ’parauribistas’.

¿Qué opina de la visita de la Corte Penal Internacional?

Esa es la prueba de lo grave que está sucediendo. ¿A dónde va la Corte Penal Internacional? A países donde suceden dos cosas: primero que haya delitos de lesa humanidad, y segundo, que la justicia no actúe bien, o porque no quiere, o no puede. Este es el caso de una justicia donde el presidente Uribe no está dejando actuar, pero quiero llamar la atención sobre esto, sería muy grave que el proceso de violencia de Colombia terminara en manos de la Corte Penal Internacional porque eso podría generar un enredo de tal tamaño, que se nos volvería un nudo imposible de resolver, y que nos dejará en una violencia más o menos eterna.

¿Le ve cara a una segunda reelección de Uribe?

Si se empecina…Ahora, aprobarla en el Congreso tiene con qué, y de sobra, porque los votos que no obtenga los consigue con la lógica de la ’Yidispolítica’. Ya si gana o no el referendo, pues será una lucha política grande, y si gana o no, la Presidencia, también está por verse. Pero lo cierto es que un jefe de Estado tan inescrupuloso como Uribe es por definición una persona que tiene fuerza. Uribe tiene asustado a medio país, amedrentado con esa lógica agresiva porque su lógica es amedrentar al país a punta de miedo. Hay gente que le da miedo criticar al Presidente.

¿Y qué de las reformas que quiere hacerle a la justicia y la política?

La reforma a la justicia hasta donde yo entiendo, se limita a golpear a la Corte Suprema de Justicia para poder soltar a los parauribistas, eso es claro, lo demás son cuentos. Y en la reforma política es evidente que ahí no hay nada contra la parapolítica, que sería el punto principal. Por el contrario, por ejemplo si hay una cosa está manifiesta, y es que quiere debilitar la circunscripción nacional en el Senado, y eso es fortalecer el clientelismo y la corrupción electoral

¿Qué puede pasar ahora que los liberales han anunciado que no le jalan a esos dos proyectos?

Creo que el Polo debe asumir una posición como esa. Tenemos que negarnos a tramitar cualquier cosa con ese ministro (Fabio Valencia Cossio) que está ética y moralmente impedido. Ya fue cogido con las manos en la masa intrigando a favor de su hermano, presionando al Fiscal, y su hermano aparece gravemente comprometido en cosas criminales de extrema gravedad. Ese ministro nos avergüenza ante el mundo, y que el Presidente no nos trate como bobos, diciendo que Valencia Cossio es el único que puede administrar eso, porque si el Partido Conservador no tiene otra persona para poner ahí, pues que cierren el chuzo. En cualquier país civilizado él ya debería haber renunciado, pero en este ambiente de corrupción y de alcahuetería, ahí sigue, pero lo vamos a terminar tumbando.