Generic placeholder image
Generic placeholder image

La pobreza en el departamento de Nariño es peor que el promedio nacional, afirma Robledo

Oficina de Prensa Senador Jorge Enrique Robledo, Bogotá, 4 de noviembre de 2008 La pobreza en el departamento de Nariño es estructural y no se resuelve destinando unas sumas a dos o tres programas, sean asistencialistas o no, dijo hoy el senador Jorge Enrique Robledo en el debate al ministro de Ambiente, Juan Lozano, sobre […]

Nariño Pobreza

Hace 9 años

Oficina de Prensa Senador Jorge Enrique Robledo, Bogotá, 4 de noviembre de 2008

La pobreza en el departamento de Nariño es estructural y no se resuelve destinando unas sumas a dos o tres programas, sean asistencialistas o no, dijo hoy el senador Jorge Enrique Robledo en el debate al ministro de Ambiente, Juan Lozano, sobre la crítica situación que padecen los campesinos e indígenas en la región de Los Pastos. El debate se adelantó en la Comisión Quinta y fue promovido por el senador indígena Ramiro Estacio.

Robledo subrayó que en el departamento de Nariño, la población con necesidades básicas insatisfechas llega al 43 por ciento, cifra 60 por ciento más alta que el promedio nacional, el déficit de vivienda supera el 56 por ciento, hay 82 por ciento de hogares que no cubren los gastos básicos y las fincas cafeteras solo alcanzan a tener en promedio 1,03 hectáreas. Citó al Departamento Nacional de Planeación y al PNUD, según los cuales, la Región Pacífica “posee las peores condiciones del país al estar (el subíndice de calidad de vida) quince puntos por debajo del promedio nacional”. La situación se ve agravada por las constantes fumigaciones aéreas con glifosato y otros tóxicos, que dañan los cultivos de pan coger.

La población indígena del sur del país se ha visto especialmente golpeada por la pobreza. Robledo insistió en que hay un problema indígena, derivado de viejas e irresueltas reclamaciones que el gobierno se empeña en desconocer o reprimir. El senador del Polo Democrático llamó a las autoridades a sacar lecciones de las protestas populares en el sentido de comprender y atender los reclamos.

No es cierto que el gobierno les haya consultado el TLC a los indígenas, como aduce el gobierno. Fue la Asociación Nacional por la Salvación Agropecuaria la que adelantó las consultas y en ellas la abrumadora mayoría de los indígenas, como también los cultivadores de tierra fría, votaron en contra del Tratado con Estados Unidos. Tampoco es verdad que los indígenas tienen 31.2 millones de hectáreas, pues la mayor parte son selvas, páramos y desiertos. Lo cierto es que los 1.41 millones de indígenas colombianos apenas poseen 3.12 millones de hectáreas. Entre ellos lo predominante es el minifundio.

El senador Robledo se opuso a los Planes Departamentales de Agua, porque conducen a la privatización y al alza de tarifas, y concluyó afirmando que el país está perdiendo la batalla por la protección del medio ambiente, no solo porque las políticas no son las adecuadas sino también porque no hay recursos suficientes.