Generic placeholder image
Generic placeholder image

Entrevista al senador Jorge Enrique Robledo en W Radio

31 de marzo de 2021

Hace 2 semanas

Audio: https://wp.me/a99Bcq-372

Julio Sánchez Cristo: Saludamos al senador y, repito, muy seguramente candidato presidencial, ha sido uno de los senadores más brillantes en el Congreso de la República en los últimos lustros. Senador Robledo, gracias por atendernos. Muy buenos días.

Jorge Enrique Robledo: Julio, muy buenos días. Muchas gracias por su comunicación. Un saludo a su mesa de trabajo y a todos sus oyentes.

Julio Sánchez Cristo: Quiero comenzar con la noticia del profesor Fajardo. ¿Qué opinión le merece esta imputación de la Fiscalía?

Jorge Enrique Robledo: Digamos que, como es obvio, Sergio Fajardo tendrá que dar las explicaciones que sean del caso. Pero a mí también me llama muchísimo la atención que preciso en plena campaña electoral resulte la Fiscalía tomando estas decisiones. Habrá que mirar con todo detenimiento qué es lo que ocurre, porque la politización de la justicia colombiana cada vez es más evidente.

Julio Sánchez Cristo: Yo quisiera preguntarle, antes de hablar de su futura candidatura, por algo que volvimos a vivir ayer aquí en la W los colombianos, y es escuchar a Tomás Uribe hablando de una cantidad de temas que le preocupan sobre el futuro del país, pero al mismo tiempo insistir en que él es un empresario y que no tiene en su mente el ejercicio político. ¿Usted cree que al final terminará cediendo a la tentación?

Jorge Enrique Robledo: Como en Colombia estamos, podría suceder. Pero ojalá no suceda, por una simple razón. Creo que uno de los avances de la constitución de las repúblicas en la historia de la humanidad fue que se acabaron los poderes hereditarios y desaparecieron las sangres azules como instrumento para escoger de padres a hijos y nietos el poder en los Estados. Entonces, en general, esos delfinazgos, ese montar dinastías, utilizar el poder político y económico para montar dinastías a mí me parecen tremendamente dañinos para un país. Hágalo quien lo haga. Me parecen tremendamente dañinos para un país. Entonces, bueno, ojalá no lo haga. Pero, finalmente, también está en la libertad de tomar la decisión que él considere.

Félix de Bedout: Senador Robledo, tal vez para terminar el tema, ¿usted no cree que en este caso lo que está pasando con Tomás Uribe es que lo están inflando artificialmente aunque no sea claro el motivo?

Jorge Enrique Robledo: Realmente, descartar o saber qué es lo que piensan quienes lo están moviendo es bien difícil, pero es evidente que lo están moviendo y que él se está dejando mover. Entonces no me sorprendería que se terminara intentando montar la dinastía de los Uribes. Me parece un error gravísimo para el país en su conjunto y yo pienso en política es preocupado por el interés nacional. La dinastía no es de estirpe democrática, no es de lógica republicana, remite a las tradiciones del Medioevo y no se da en los países auténticamente modernos, y Colombia no lo es, porque estamos lejísimos de ser una economía capitalista realmente moderna, y por eso aquí no sorprenden estas cosas, pero le hacen daño al país, porque además sería la expresión, en este caso, de lo mismo que sucede en algunas regiones. Es que parecen de sangre azul, la de ahora, la nueva sangre azul del mundo de la plata y el propio poder político de los padres y de los abuelos. Pero es dañino para el país. Fue uno de los grandes avances de la humanidad haber acabado con las monarquías medievales. Y entonces es malo que esos temas se tramiten y no generen el debate que estoy proponiendo sobre el caso o sobre cualquier otro equiparable. Y debería ser un debate nacional a fondo. ¿Es bueno que en plena república, que se supone que es en lo que estamos, en democracia, que es en lo que estamos, en un capitalismo, que se supone que es, se reviva el atraso medieval y además no genere debate alguno desde esta óptica? Que es donde yo creo que hay que poner el debate. Otra dinastía más en Colombia, no, por favor, ni que hubieran hecho de Colombia un paraíso con el mecanismo de las dinastías. Que miren el desastre de país que tenemos, el fracaso rotundo del desarrollo del capitalismo nacional, el hambre, el desempleo, la pobreza, es lo que tenemos. Y entonces, por eso yo digo, él tomará sus decisiones, pero me parece un error gravísimo, un daño a la República de Colombia una decisión como esa.

Lucas Pombo: Bueno, senador, entremos en materia, uno de los temas más importantes que se discutirá en el Congreso de la República y que, obviamente, tiene que ver con usted como candidato a la Presidencia, es la reforma tributaria. Hasta el momento, pues, ya se han expuesto algunos de los puntos que serían incluidos en ese texto presentado por el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla. Y quiero preguntarle qué le gusta y qué no le gusta de los puntos que hasta ahora se han conocido de la reforma.

Jorge Enrique Robledo: Parte del problema que enfrentamos, Lucas, es que no sabemos ni de qué se trata. Es que, definitivamente, si la decisión es gobernar mal, lo hacen a la maravilla. Ya ni siquiera se llama reforma tributaria. Usted y yo sabemos que es reforma tributaria, pero el doctor Duque por tercera vez llama a una reforma tributaria con otro nombre, con el cálculo de confundir a la gente. Pero bueno, hasta donde sabemos, de manera muy gruesa afirmo que es una reforma tributaria profundamente regresiva. Porque se sabe que van a aumentar los impuestos, o ese es el propósito, en 25 billones de pesos, millones de millones. Y casi toda la plata va a salir de impuestos a los pobres, a los más pobres de Colombia y a las clases medias, particularmente a las clases medias de menores ingresos. Es la decisión que está tomada, profundamente retardataria, regresiva, porque les hace daño a los colombianos en general que van a ser afectados. Pero además, es retardataria por otra razón, porque es que si al país lo dejan sin compradores, si le siguen sacando la plata del bolsillo a los compradores, a la gente, a los pobres y a las clases medias, ¿a quién les va a vender el aparato productivo, a quién les van a vender los campesinos, a quién les van a vender los empresarios si el país está empobrecido? Es que aquí se funciona con una lógica antieconómica de mercado. Porque lo primero que hay en una economía de mercado capitalista es que el mercado funcione. Si al mercado lo secan y la gente se empobrece y se empobrece, cómo se desarrolla. Y por último, además, van a gastarse entre 14 y 16 billones de pesos de la plata de la reforma en comprarse 24 aviones para guerra internacional. El primer gasto de la reforma tributaria va a ser entonces pagar por unas máquinas poderosísimas que Colombia no necesita, pero aun si las necesitara, lo sensato sería aplazar ese gasto o no hacerlo, preciso cuando lo que está necesitando el país es dinamizar su economía. Coger 4.500 millones de dólares y gastárselos en aviones de guerra norteamericanos puede que estimule la economía a Estados Unidos, pero a la economía nacional no le hace ningún bien, por el contrario, le causa un gran daño. Entonces es realmente absurdo y profundamente retardatario lo que está proponiendo el gobierno nacional.

La W: Senador Robledo, vuelvo al tema del futuro electoral. Ahora usted decía que están inflando un poco la figura de Tomás Uribe, pero usted si llega a segunda vuelta, ¿sería compitiendo con quién?

Jorge Enrique Robledo: Con el que salga de la Casa de Nariño. Creo que es más o menos obvio que la Casa de Nariño tiene la mermelada suficiente para poner en ese cargo a alguien en la segunda vuelta. Estoy refiriéndome a la segunda vuelta y podría ser el doctor Uribe. Podría ser, cosa que sería por definición, repito, muy equivocada por las razones profundas que he explicado. Pero bueno, yo aspiro a estar en la segunda vuelta y aspiro a vencer a cualquiera que designe la Casa de Nariño o que llegue con el respaldo de la Casa Nariño. No más Duques. Reelegir a Duque en cuerpo ajeno sería un error garrafal. Esperemos que el elector no obedezca al superdedo que suele escoger de manera equivocada con sus dedazos a los presidentes de Colombia.

La W: Sí, justamente sobre eso que usted está mencionando, senador Robledo, en las pasadas elecciones también se decidió no acompañar a Gustavo Petro en la primera vuelta, ustedes han dicho lo mismo en esta ocasión, que no se van con Gustavo Petro en esa primera vuelta, sino qué van a hacer esta Coalición de la Esperanza, en la que ya han venido trabajando durante varias semanas, varios meses. Y yo quisiera preguntarle si eso no nos deja en el mismo escenario en el que estábamos hace cuatro años.

Jorge Enrique Robledo: No. Yo no creo que la historia se repita de ninguna manera, en ninguna circunstancia. Pero además son las realidades de la política. Hay quienes están respaldando la reelección del presidente Duque en cuerpo ajeno y están en su derecho. Y por el otro lado, hay dos sectores políticos diferentes que con todo derecho estamos aspirando a vencer a la candidatura que determinen desde la Casa de Nariño. Entonces hay dos proyectos, un proyecto que estamos formando algunos con Humberto de la Calle, Sergio Fajardo, Ángela María Robledo, Juan Fernando Cristo, Juan Manuel Galán, estoy yo y están los Verdes, con varios aspirantes. Este es un proyecto. Y se está armando el otro proyecto. Y bueno, ya veremos quién pasa a la primera vuelta. Aspiramos a ser nosotros, uno de nosotros, quien pase a la primera vuelta. Eso espero, y estoy muy convencido de que el nuestro es quien mejor puede derrotar al candidato que salga de la Casa de Nariño. Entonces, esa es la vida, y los colombianos tendrán que escoger, de acuerdo con su leal saber y entender, qué opción respaldan.

La W: Senador Robledo, le cambio de tema, la oposición ganó después de más de dos años en la Corte Constitucional el pulso sobre el debate del caso Odebrecht. Recordemos que ese día les cerraron el micrófono y ahora la Corte Constitucional les dio la razón. Por eso ordenó reactivar este debate. Yo le pregunto, ¿vale la pena reactivarlo? ¿Vamos a ver de nuevo al exfiscal Néstor Humberto Martínez dando explicaciones sobre el caso Odebrecht?

Jorge Enrique Robledo: Creo que vale la pena repetirlo, porque es una sanción a la actitud regresiva, retardataria que el duquismo nos impuso en ese debate. Hay que señalarlo con toda claridad. Es que violaron los derechos de los congresistas y de la oposición para defender de mala manera, de pésima manera, a Néstor Humberto Martínez. Porque si no lo hubieran hecho así, se cae esa noche de la Fiscalía Néstor Humberto Martínez. Y si además no le hubieran sumado la otra argucia que utilizaron ese día. Entonces, en defensa de la democracia y del respeto a las instituciones y de señalar con el dedo acusador, digamos, las malas maneras que sabotean los derechos de los congresistas en el Congreso, el debate hay que concluirlo, como lo está planteando la Corte. Pero además, porque aquí hay mucho para mirar. Yo vengo hablando de un quinto debate sobre el tema Odebrecht, porque lo cierto es que hasta el momento lo que ha predominado es el tapen-tapen. No falta sino que les ponga la Cruz de Boyacá a todos los favorecidos por el tapen-tapen que se ha impuesto en el caso. Cuatro años y medio después y aquí no se sabe nada, ni ha pasado nada, distinto de unos pececitos de segundo nivel, como una especie de chivos expiatorios. En resumen, aquí no pasó nada. No falta sino que les den la Cruz de Boyacá a todos los implicados.

Julio Sánchez Cristo: Senador, yo coincido con usted en esa misma frustración sobre el caso Odebrecht, sobre todo en lo que corresponde a los grandes responsables. Pero ayer, por ejemplo, volvimos a oír que ahora sí vamos a pedir la captura de los tres brasileños, pero resulta que es que los tres brasileros están en Brasil y con Brasil, yo no sé, a menos de que usted tenga otra opinión, no hay nada qué hacer. Es decir, jamás podremos extraditar a un brasileño de Brasil.

Jorge Enrique Robledo: Precisémoslo. Lo primero es que a los brasileños los dejaron volar de Colombia. El escándalo estalló el 20 ó 21 de diciembre de 2016 y esos personajes se fueron de Colombia semanas después. La Fiscalía los dejó volar del país o no hizo nada para impedirlo. Después, como lo explicó el Fiscal Ad Hoc en su momento, intentaron algún trámite con la Interpol contra esos personajes, pero la Fiscalía de Colombia hizo mal el trámite. Es increíble, pero es historia patria. Y en tercer término, creo que el de Colombia es el único gobierno donde hay escándalo de Odebrecht que no tramitó un acuerdo con la justicia de Brasil para que ella le cooperara a la nuestra con miras a esclarecer el caso. El único fue Colombia, bajo la fiscalía del doctor Néstor Humberto Martínez. En parte aquí no se ha llegado al fondo porque no se ha querido hacer un acuerdo de cooperación entre las dos justicias. Que es lo obvio. Lo hizo Perú y lo hicieron otros países y los éxitos allí son llamativos. Entonces yo saludo que se apunte a perseguir a estos corruptos. Pero lo primero que tienen que hacer el doctor Barbosa y el Presidente de la República y la Cancillería de Colombia es hacer un acuerdo con Brasil para obtener su cooperación. Nadie aquí puede pretender que a punta de gritos le digamos al Estado brasileño que, para estos efectos de respeto a sus nacionales y a las relaciones internacionales tiene una Cancillería respetable, gritarles, oiga, ministro, mándeme a esos tipos que aquí los necesitamos en Colombia. No. Así no se hacen las cosas. Formalmente, le pido al doctor Barbosa que tramite un acuerdo con la justicia brasileña para que las cosas se hagan conforme a derecho, como se deben hacer.

La W: Bueno, doctor Robledo, ¿y sobre la decisión de la Corte Suprema de investigarlo a usted por haber liderado este debate de control en el Congreso de la República?

Jorge Enrique Robledo: En donde tenemos un desacuerdo. Con el doctor Ramiro Bejarano hemos coincidido en que se está violando el Artículo 185 de la Constitución, que establece que los congresistas somos inviolables por nuestras opiniones, en este caso particular por mis opiniones. Entonces, el pleito que ha montado Néstor Humberto Martínez apunta a violar el Artículo 185 de la Constitución Política. Y ahí tenemos un desacuerdo con la Corte Suprema de Justicia y hemos interpuesto una tutela reclamando ese derecho. Sería muy, pero muy grave, que se pudiera juzgar penal y civilmente a un congresista colombiano por sus opiniones en las funciones de su cargo. Esto que está pasando es de una gravedad inaudita. Porque cualquiera dirá, si pueden aplastar, violarle sus derechos al senador Jorge Enrique Robledo, qué se pensará en el Congreso de la República y cuanto más silencio no operará en Colombia en relación con los desmanes o las equivocaciones de los funcionarios públicos.

Lucas Pombo: Senador Robledo, quiero que volvamos al tema económico, porque a usted sus contradictores lo pintan como el terror del capitalismo y como el terror de los ricos. Pero también llama la atención que en los últimos meses, en estos últimos meses, lo hemos visto muy cerca de grandes industriales en Colombia, como es el caso de Jimmy Mayer. Por eso quiero preguntarle, si usted es elegido Presidente de la República, ¿qué les va a pasar a los ricos?

Jorge Enrique Robledo: Bueno, aclaremos primero algo. El que me califique como el terror que usted señala, Lucas, o no me conoce, o ignora demasiado los hechos o es un avivato que intenta engañar a quienes lo están escuchando. Porque nadie en Colombia, absolutamente nadie, puede dar una sola prueba de que yo haya propuesto destruir la economía de mercado o estatizar la economía o perseguir la propiedad privada. Es absolutamente falso que lo haya hecho. Si alguien da la menor prueba al respecto, Lucas, yo renuncio al Senado y renuncio a mi candidatura. Y doy otra ventaja. He hecho 150 debates de control político en el Congreso, he publicado 1.300 artículos en el periódico La Patria y una docena de libros, y el que quiera me puede escarbar en detalle. No, Lucas, mi pleito es al revés. El desastre de Colombia es que tenemos unos gobiernos que no han sido capaces de desarrollar la economía de mercado. Un país que ni siquiera le da trabajo a su gente es lo más contrario a lo que es la economía de mercado que yo haya podido ver. Ahora, yo me he estrellado con un par de empresarios en la vida, unos cuantos, pero no ha sido por el hecho de que sean empresarios, no ha sido por adinerados, sino por actos de corrupción. He sido enfático en señalarlo. En el caso de Agro, Ingreso Seguro,empecé diciendo en mi intervención: este no es un debate contra la economía agropecuaria, ni contra la economía agropecuaria empresarial. Y en mi debate de la Altillanura, yo dije, aquí yo estoy persiguiendo la actuación corrupta de un embajador de Colombia en Washington. Ese fue mi debate. Y en el debate de Odebrecht, ni se diga. Yo no tengo nada en contra de los constructores colombianos. Ahí, en lo de Odebrecht, lo que estamos es en otro pleito. Entonces aquí a los vivos que se han estrellado conmigo les queda muy cómodo inventarse el cuento de que Robledo es el diablo, porque ha tenido esas controversias. Pero además toda mi lucha contra el TLC es intentando hacer ver que el TLC destruye la economía nacional, como en efecto la ha destruido. Es una lucha en muy buena medida en defensa de la economía empresarial, claro de la campesina también, de la indígena y la de todo el mundo. Pero si alguien ha hecho algo en Colombia en defensa de la economía empresarial, ese soy yo, y lo puedo demostrar hasta la saciedad. Entonces, claro, como en política la mentira funciona y más en el mundo de las fake news, no encuentran cómo atacarme con seriedad, y me atacan de esa manera.

Julio Sánchez Cristo: Pero, senador, entonces hablémoslo más claramente para precisar lo que está diciendo. La cosa es su lucha contra la corrupción, que ha sido parte de la columna vertebral, si no la columna vertebral de su carrera política y de las denuncias y los artículos estudiosos que usted ha hecho. Pero hablémoslo con nombre propio. Qué le pasaría a Luis Carlos Sarmiento con Robledo Presidente, teniendo en cuenta, y no es un secreto que el grupo empresarial del doctor Sarmiento concentra una relevante parte del mercado financiero, y tiene propiedad sobre un porcentaje muy importante de todo el aparato financiero del país. Qué le pasaría a Sarmiento en una Presidencia suya.

Jorge Enrique Robledo: He sido enfático en señalar, y la afirmación cubre el sector financiero, que en mi Presidencia absolutamente nada de la economía colombiana será estatizado. A nadie se le perseguirá bajo ninguna consideración su propiedad privada. Tengan la absoluta certeza. No lo pensé ni siquiera hace medio siglo, cuando tomé la decisión de hacer de la lucha política algo bien importante de mi vida y tampoco lo voy a proponer ahora. Sería el absurdo de los absurdos lanzar una propuesta de estatizar la economía. Entre otras cosas, porque yo lo que estoy proponiendo es un Gran Pacto Nacional, que incluye los intereses de los sectores populares, Julio, de las clases medias y del empresariado que contribuya con el progreso del país. Entonces cero estatización, repito, y eso incluye el sector financiero, del que sí aspiro a que hagamos esfuerzos en mi gobierno, y ojalá como parte de un pacto nacional, de ver cómo se amplía más el acceso al crédito, hoy demasiado estrecho y con una parte muy grande de los productores nacionales presos de los agiotistas y de los créditos informales. Y ver cómo se disminuye el costo del dinero, porque es extremadamente alto y se hace muy difícil para Colombia competir en el mundo. Pero eso va a ser en democracia y ajustados a la Constitución y a las leyes de la República. Bueno, y en las controversias de tipo jurídico que he tenido con ese Grupo, bueno, será la justicia la que tome las decisiones. Yo seré el jefe del Estado y no seré el Fiscal General de la Nación ni seré la Corte Suprema de Justicia. Errores tan garrafales y tan absurdos como esos no se van a cometer en mi gobierno. Yo soy un demócrata y creo en la separación de los poderes. Entonces no voy a utilizar el poder del Presidente de la República para perseguir a nadie, por ninguna razón y bajo ninguna condición. Ni en ese caso, ni en ninguno. Yo soy una persona de principios y defiendo mis principios. Esa es la realidad. O sea, que por ese lado nadie tiene por qué preocuparse con una Presidencia de Jorge Enrique Robledo.

Lucas Pombo: ¿Senador Robledo, usted aceptaría respaldo político del Partido de los Comunes, de los ex miembros de Farc, para avanzar en su candidatura?

Jorge Enrique Robledo: Digamos que ellos están en otro proyecto político y si allá están bien, ese es el proyecto político en el que ellos decidieron estar. Nosotros estamos montando otro proyecto político, es conocido quiénes estamos allí. Pero también ratifico que yo respaldé el proceso de paz y lo sigo respaldando. Me parece una atrocidad que en Colombia siga habiendo unos niveles de violencia y asesinatos tan brutales, en especial contra los líderes sociales y contra los miembros de esa organización, antes armada y hoy cumpliendo con las normas de la República.

Lucas Pombo: Pero, senador, en tiempos de coaliciones, si ellos se acercaran a usted a decirle, óigame, queremos acompañarlo, ¿lo acepta?

Jorge Enrique Robledo: Insisto, ellos ya hacen parte de otra coalición, de la del senador Gustavo Petro. Si plantearan en algún caso, bien improbable, que quisieran estar en nuestra convergencia, en la coalición que estamos mirando, allí tenemos decidido tomar decisiones por consenso, y entonces lo miraríamos con tranquilidad, reconociendo un hecho cierto, y es que esa es una organización que está ajustada a la Constitución y a las leyes de la República. Es el punto principal que hay que debatir aquí, no tanto si están, con quién están o no están en política, sino el derecho que los cobija de no ser asesinados. Es que Colombia no puede seguir siendo el país donde a la gente la asesinan por cualquier razón. No hay asesinatos malos y asesinatos buenos. Es un punto medular. Pero ellos no están conmigo en este proyecto, están en otro proyecto.

Félix de Bedout: Senador, quedándonos ahí en el tema Petro, hasta dónde llega el no a Petro de usted, si Petro llega a segunda.

Jorge Enrique Robledo: Él está en un proyecto y yo estoy en otro proyecto.

Félix de Bedout: Pero hasta dónde llega. En política, en política, la política es dinámica, como decimos acá siempre, pues si llega un panorama de segunda vuelta, donde está Petro contra el que diga Uribe o contra el candidato de centro-derecha. Qué pasa con usted.

Jorge Enrique Robledo: Es un encargo que me he hecho a mí mismo, en política y en la vida, y es no hacer suposiciones sobre el futuro que sean contrarias o pongan en duda el éxito del proyecto político en el que estoy participando. En otras palabras, no me imagino nada distinto a que alguien de la Coalición por la Esperanza esté en la segunda vuelta, sea quien sea, Jorge Enrique Robledo u otro. Esa es mi posición, una posición de principios. Una vez alguien me dijo, senador, hay 800 candidatos al Senado, ¿usted por quién votaría? Esa suposición no la hago, yo solo voto por Jorge Enrique Robledo mientras sea candidato a esa corporación.

Lucas Pombo: Senador Robledo, usted se fue del Polo Democrático, el partido se sintió y usted está pues emprendiendo un nuevo proyecto político, un nuevo partido, el partido Dignidad. Sin embargo, usted no va a volver al Congreso de la República, lo que deja pues un hueco bastante difícil de llenar en términos de votos. Usted es el tercer senador más votado de la historia de Colombia. Por eso quiero preguntarle, ahora que usted va a estar en ese camino presidencial, quién va a encabezar el proyecto político de dignidad del Senado de la República.

Jorge Enrique Robledo: Tendrá que resolverlo Dignidad. Son decisiones colegiadas. Es bueno que se sepa que este no es un partido de propiedad de nadie, este es un partido de signo democrático supremamente abierto. Ustedes pueden tomar nota que elegimos de presidente del partido a Juan Manuel Ospina, quien fuera senador del Partido Conservador y presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia. El propósito que estamos haciendo de Dignidad es que sea un partido supremamente amplio y democrático y con decisiones consensuadas y colegiadas. Yo no soy un caudillo, no soy propietario de Dignidad, no me considero Supermán. Es más, estoy dando la mala noticia de que Supermán no existe. Entonces ya veremos qué decisión se toma. Pero al punto al que quiero llegar es que alguien aparecerá que juegue el papel que yo estoy jugando, o mejor, incluso. En suma, yo tampoco creo en los insustituibles. No es el fin del mundo si alguien no está, eso tampoco pasa. Creo que estamos diseñando muy bien a Dignidad y allí va a haber gente que lo hace muy bien. Para mencionar un nombre que está a la mano, es el otro congresista de Dignidad, Jorge Gómez. Jorge Gómez lo está haciendo muy bien en la Cámara de Representantes. Es un líder antioqueño de primerísimo nivel. Seguramente saltará su aspiración al Senado de la República y yo lo pongo como un nombre. Pero hay otros muchos nombres. Pero no quiero entrar en eso.

Lucas Pombo: Sí, por supuesto. Pero entonces hablemos en términos generales, porque el fantasma que ronda obviamente en cualquier proyecto político nuevo es el umbral que les permite a los partidos mantener la personería jurídica. Por eso quiero preguntarle, ¿usted ve con buenos ojos que los distintos movimientos y partidos políticos que están en la Coalición de la Esperanza en ese proyecto político presenten una lista única al Senado de la República?

Jorge Enrique Robledo: Es ya un acuerdo que tenemos en la Coalición de la Esperanza. Preciso esto, digamos que estamos en construcción del proyecto.

Lucas Pombo: Es decir, ¿ya hay un acuerdo en ese sentido, se va con lista única del centro?

Jorge Enrique Robledo: Ya hay algo muy avanzado en este sentido. Y permítame, Lucas, le informo a su audiencia. Ya he contado que somos varios los que estamos en la Coalición de la Esperanza con distintos orígenes, pero lo que tenemos acordado es que en las elecciones de marzo al Congreso vamos a hacer una consulta entre nosotros para escoger al candidato o a la candidata que nos representará en la primera vuelta de las elecciones de mayo. Y tenemos muy acordado ya, vemos con muy buenos ojos y estamos en la carpintería del asunto, que haya listas únicas de nuestra convergencia al Senado y a la Cámara de Representantes en los distintos departamentos. La preocupación suya sobre el umbral es válida, pero no hay necesidad de hacerle matemática, porque es evidente que en lo que estamos planteando vamos a pasar de lejos el umbral y vamos a elegir una bancada bien numerosa de nuestro proyecto, tanto en el Senado como en la Cámara.

Julio Sánchez Cristo: Senador Robledo, un placer, como siempre, escucharle. Reiterarle que estamos a sus órdenes para oír sus propuestas, para controvertirlas, para contrastarlas, pero siempre para permitir que la opinión pública las pueda conocer. Y cada vez que se va acercando más la fecha del calendario electoral, pues que la gente se pueda hacer la mejor opinión de los candidatos. Y usted es uno de ellos. Senador, gracias por estar con nosotros. Aprovecho para desearle una tranquila y muy saludable pausa de fin de Semana Santa.

Jorge Enrique Robledo: Lo mismo les deseo, Julio, mil gracias y a sus oyentes mis saludos.