Generic placeholder image
Generic placeholder image

El estudio virtual necesita que el gobierno lo respalde con recursos económicos de importancia

Carta del senador Robledo al presidente Iván Duque.

Hace 7 meses

Bogotá, 28 de abril de 2020

Señor

Iván Duque Márquez

Presidente de la República de Colombia

Ciudad

Referencia: El estudio virtual necesita que su gobierno lo respalde con recursos económicos de importancia.

Cordial saludo:

Entre los costos que la pandemia de Covid-19 nos ha impuesto está el estudio virtual en las asignaturas en donde ello es posible, aunque ese no sea el método óptimo para educar. Y hay por menos tres impedimentos para hacerlo mejor:

1.- No existen todas las conexiones de internet necesarias, o no a las velocidades adecuadas.

2.- No todos los estudiantes poseen computadores, o no con las potencias suficientes.

3.- Muchos estudiantes no tienen con qué pagar los planes de datos que requieren.

Porque en esto Colombia también se queda muy corta si se compara con los países que sí se han desarrollado, según lo demuestra la mediocridad de nuestras cifras. De acuerdo con la Encuesta de calidad de vida del Dane (2018), solo el 28,8 por ciento de los hogares afirmaron poseer computador portátil, el 20,6 por ciento de escritorio y el 10,8 por ciento, una tablet. Y apenas el 13,82 por ciento de la población tiene acceso a internet fijo y el 61,3 por ciento al móvil, con un tercio de este en baja velocidad (Boletín de las TIC, 2019). Las cifras empeoran al saberse que hay familias con dos o más conexiones y máquinas.

Por información de primera mano, sé que son numerosos los estudiantes universitarios –de instituciones públicas y privadas– que tienen dificultades para tomar los cursos virtuales, por alguna de las deficiencias señaladas. Aunque se sume toda la educación media –pública y privada–, en ese sector la virtualidad es ínfima. Y los hechos dicen que el uso de este método puede alargarse en el tiempo.

La conclusión entonces es obvia, señor Presidente: su gobierno debe, cuanto antes, disponer de una importante suma de recursos públicos para subsidiar esta imperiosa necesidad de la juventud colombiana, por lo menos, para los estudiantes de las universidades y demás instituciones de educación superior, al tiempo que estas y el ministerio de Educación acuerdan cómo emplearlos con eficacia y rapidez.

Atentamente,

Jorge Enrique Robledo
Senador de la República

CC. Medios de comunicación.