Generic placeholder image
Generic placeholder image

Carta del Senador Robledo al Gerente de la Federación nacional de cafeteros

Senador Jorge Enrique Robledo Bogotá, 10 de noviembre de 2008. Doctor GABRIEL SILVA Gerente Federación Nacional de Cafeteros DIEGO PALACIO Ministro de la Protección Social Bogotá Ref. Que cese la persecución sindical en la Federación Nacional de Cafeteros y Almacafé. Estoy seguro de que en público Ustedes dicen que no puede haber democracia auténtica si […]

agro Café

Hace 9 años

Senador Jorge Enrique Robledo Bogotá, 10 de noviembre de 2008.

Doctor GABRIEL SILVA Gerente Federación Nacional de Cafeteros DIEGO PALACIO Ministro de la Protección Social Bogotá

Ref. Que cese la persecución sindical en la Federación Nacional de Cafeteros y Almacafé.

Estoy seguro de que en público Ustedes dicen que no puede haber democracia auténtica si a los trabajadores se les impide o debilita el derecho a constituir organizaciones sindicales. No obstante, la Federación Nacional de Cafeteros y Almacafé, empresas que Usted gerencia y dirige, Doctor Gabriel Silva, violan los derechos sindicales, al tiempo que su Ministerio, doctor Diego Palacio, facilita esa violación. Los siguientes son ejemplos que ya conoce la Organización Internacional del Trabajo (OIT):

Desde el pasado mes de julio les han negado a los directivos sindicales siete permisos permanentes cuyo origen se remonta a 1961. Para empeorar las cosas, la Federación Nacional de Cafeteros desconoció el fallo de un juez que les dio la razón a los trabajadores. El año pasado, fueron despedidos 26 directivos de las organizaciones Sintrafec y Sintrainduscafé. Este acto de barbarie, entre otros daños, les destruyó a Sintrainduscafé su junta Directiva Nacional y a Sintrafec su Comisión Nacional de Reclamos.

La Federación de Cafeteros y Almacafé insisten en no descontarles las cuotas a todos los trabajadores que se benefician de la convención colectiva de trabajo, agresión calculada para debilitar los sindicatos. Y dichas empresas, cuando se les antoja, impugnan la inscripción de las subdirectivas sindicales.

Persecuciones como estas son las que explican por qué en esas empresas apenas está sindicalizado el diez por ciento de los trabajadores, hecho que además confirma que en la Colombia del Presidente Álvaro Uribe los derechos constitucionales y legales de los trabajadores son letra muerta.

Este llamado busca que Colombia sea una democracia auténtica. También defiende las ventas de café colombiano en el exterior, donde crece el repudio a la persecución sindical en el país. Y contiene otro aspecto no menos importante: si mejoran los ingresos de los asalariados crece la economía nacional, porque aumentan las ventas de la industria y el agro.

Atentamente

Jorge Enrique Robledo Senador de la República