Generic placeholder image
Generic placeholder image

Transcripción + Video + Audio | Las trampas del Fiscal Martínez en el caso Odebrecht Grupo Aval

Video: http://bit.ly/2mt4qSy + Audio: http://bit.ly/2n76Dob Transcripción Rueda de prensa del senador Jorge Enrique Robledo, 8 de marzo de 2017, Comisión Quinta del Senado.   En nada refutó el Fiscal mis acusaciones. El fiscal intentó que no se mirara sobre Navelena Odebrecht. Las ilegalidades del Fiscal en el caso Odebrecht Grupo Aval Martínez Neira Abogados. El Fiscal […]

Fiscal Martínez Grupo Aval Odebrecht Rueda de prensa Sarmiento Angulo

Hace 2 años

Video: http://bit.ly/2mt4qSy + Audio: http://bit.ly/2n76Dob

Transcripción

Rueda de prensa del senador Jorge Enrique Robledo, 8 de marzo de 2017, Comisión Quinta del Senado.

 

En nada refutó el Fiscal mis acusaciones. El fiscal intentó que no se mirara sobre Navelena Odebrecht. Las ilegalidades del Fiscal en el caso Odebrecht Grupo Aval Martínez Neira Abogados. El Fiscal manipula con los varios nombres de su mismo bufete. Pruebas en contra del Fiscal las recibió el Banco Agrario de Corficolombiana. Tercera prueba ratifica relación del Fiscal con Navelena Odebrecht Corficolombiana. Fiscal y Corficolombiana se amangualan contra investigador legal del caso Odebrecht. Martínez Neira contrató con Concesionaria Ruta del Sol 2, de Odebrecht Grupo Aval. Ministro Martínez Neira violó la ley al aprobar el Conpes del otro sí de la Ruta del Sol. El Fiscal Martínez sí controla a los fiscales subalternos suyos. Que el Grupo Aval sí aportó en el soborno con Odebrecht. El gobierno les pasará $700.000 millones a Odebrecht y al Grupo Aval. El extraño trámite “legal” para entregar los $700.000 millones. Santos y los perros en misa. Muchos de Cambio Radical en este caso.

Derrotar el tapen-tapen

 

Saludar a todas las mujeres de Colombia en su día. Soy de los que creen que nada, absolutamente nada de lo bueno que hay en Colombia ni en el mundo habría podido ocurrir sin el inmenso esfuerzo de las mujeres. Y a pesar de ello, esta sociedad las maltrata de mil maneras. En su día, que es un día de lucha, mi expresión de afecto y solidaridad.

 

En nada refutó el Fiscal mis acusaciones

 

Hice en estos días una rueda prensa en la que lancé una serie de acusaciones contra el señor Fiscal, el doctor Martínez Neira, y él expidió un documento en el que supuestamente refuta mis acusaciones. Hoy voy a explicar cómo ese documento en nada refuta lo que dije. Y mucho menos la argumentación con la que exijo que se declare impedido para actuar en este escándalo de Odebrecht, porque está untado hasta el alma, tanto él como sus amigos.

 

Él envió un documento calculado para faltar a la verdad, para engañar, ocultar, confundir. Muy astuto, pero desafortunadamente para él, vamos a develar sus manipulaciones.

 

El fiscal intentó que no se mirara sobre Navelena Odebrecht

 

Recordemos cuándo y dónde empezó este debate: el 21 de diciembre, en Estados Unidos estalla el escándalo, porque los señores de Odebrecht reconocen haber pagado sobornos inmensos en el mundo entero y 11 millones de dólares en Colombia. El 22 de diciembre, al otro día, la Fiscalía le abre una investigación a Navelena, que publicitan los medios de comunicación. Y el 5 de enero, 11 días hábiles después, el señor Fiscal dice ante los medios que “la Fiscalía ha descartado la posibilidad de corrupción en las obras del Río Magdalena”, exonerando a Navelena-Odebrecht. ¡Once días después! Estamos asistiendo sin duda ante el Fiscal más rápido de la historia de la humanidad. En unas cuantas horas abre la investigación y once días hábiles después la cierra. Speedy Martínez, podríamos llamar al señor Fiscal.

 

Ahora, en esa absolución afanosa, precipitada, que le da a Navelena, él no vio una serie de elefantes que rompieron la cristalería. No se dio cuenta de que ya para el momento en el que él imparte la absolución, el Banco Agrario le había dado un crédito irregular a Navelena-Odebrecht, un crédito irregular por 120 mil millones de pesos, lleno de torcidos. Hoy eso está claro y no voy a entrar en detalles. Recordemos que Navelena es Odebrecht, que la controla en el 87 por ciento. Tampoco se dio cuenta el doctor Martínez de que cuando él absolvió a Navelena, ya ese crédito estaba vencido, le estaban corriendo intereses de mora y había un alto riesgo de que la plata se perdiera. Riesgo que sigue ahí, porque todavía nadie ha refutado la posibilidad de que la plata se pierda. Tampoco se dio cuenta el doctor Martínez Neira de advertencias de la Contraloría sobre irregularidades en el contrato, ni de que puede haber una colusión entre Odebrecht y una trasnacional española para repartirse contratos en América Latina.

 

Y el doctor Martínez, además, le ocultó al país varios elefantes. No fueron elefantes que no vio, sino elefantes que él le ocultó al país. Uno, que Néstor Humberto Martínez Abogados es asesor legal e institucional de Navelena-Odebrecht. No le dijo al país que su firma tenía negocios con Navelena-Odebrecht, en el sentido de brindarle la asesoría legal y financiera (hay un lapsus, es institucional, como se dijo atrás). Y tampoco le contó al país que Corficolombiana, del Grupo Aval, del doctor Luis Carlos Sarmiento Angulo, una firma cercanísima al señor Fiscal, íntima a él hasta niveles escandalosos, era nada menos que la banca de inversión del negocio de Navelena. Tampoco informó que el Grupo Aval controlaba la fiducia a través de Corfioccidente (otro lapsus, es Fiduoccidente). En resumen, que él estaba en el negocio de Navelena y su cercanísimo, el Grupo Aval, también estaba en el negocio de Navelena, al que él sospechosamente absolvió a la carrera. ¿Cuál era el afán, doctor Martínez? ¿Por qué tanta precipitud?

 

¿De qué era de lo que se trataba? ¿De que nadie más volviera a mirar hacia Navelena, porque usted ya la había absuelto ante Colombia y ante el mundo? Es una pregunta que usted todavía no les ha respondido a los colombianos.

 

Las ilegalidades del Fiscal en el caso Odebrecht Grupo Aval Martínez Neira Abogados

 

Las ilegalidades del Fiscal en este negocio de Odebrecht son dos, porque él también está, como lo voy a mostrar, vinculado al negocio de Odebrecht en el caso de la Ruta del Sol. Entonces él ha cometido aquí dos tipos de ilegalidades. Una, el famoso otrosí del Conpes que él aprobó como superministro y que no podía haberlo hecho porque estaba inhabilitado. Y la segunda, seguir negándose a declararse impedido como Fiscal para actuar en estos casos, dada su cercanía inmensa con el Grupo Aval en su calidad de primer abogado. El Grupo Aval es socio de Odebrecht en la Ruta del Sol y el Grupo Aval contrata con Navelena como banca de inversión y Néstor Humberto Martínez, repito, es cercanísimo al grupo, con el que ha anudado viejísimas relaciones, como lo he demostrado hasta la saciedad. Pero además, el doctor Martínez estaba directamente en el negocio de Navelena y en el negocio de la Ruta del Sol, como voy a detallarlo hoy aquí y como él mismo tuvo que confesarlo hace poco.

 

Cuál es el eje del debate en lo relacionado con sus inhabilidades. Expliquémoslo. Los servidores públicos estamos obligados a declararnos impedidos para actuar en aquellos casos en los que esté vinculado un familiar cercano o un amigo cercano o un compañero de negocios, y no necesariamente porque estén haciendo cosas ilegales o corruptas. No, con la inhabilidad se busca tan solo garantizar que el juez o el fiscal sean extraños a las partes vinculadas.

 

El Fiscal manipula con los varios nombres de su mismo bufete

 

¿Cómo respondió Martínez a mis acusaciones, cuál fue la astucia del asunto? Primero, él arma un enredo de nombres, aduciendo que esta empresa mía ya no se llama así, sino que se llama asá, que hasta tal fecha una cosa, que hasta tal fecha otra, un enredijo bien difícil de descifrar, calculado para que la gente no entienda y para que él aparezca como muy erudito. Pues bien, precisemos. En la respuesta que me remite, él da los nombres de tres firmas con nombres distintos, Martínez Neira Abogados, Martínez Neira Abogados Consultores Ltda. y Martínez Neira Inversiones, pero todas suyas y actuando en su beneficio. Las autoridades tendrán que acabar de aclarar qué es lo que pasa, pero les doy un dato a los colombianos. Él ha actuado en sus negocios, porque se trata de un asunto que se mueve en el tiempo, a través de estos otros nombres: Inversiones Nesmar Ltda., Martínez Neira Abogados Consultores o Nesmar Ltda., Martínez Neira Inversiones Ltda., Martínez Abogados Ltda., MNA Martínez Abogados Ltda., MNA Inversiones Ltda. y Néstor Humberto Martínez Neira Abogado. Y entonces arma todo un enredo en el que yo no voy a caer. Usted, doctor Martínez, es parte del negocio de Navelena y es parte del negocio de la Ruta del Sol con el nombre que fuera, y estoy siendo muy preciso en el análisis.

 

Últimamente, el doctor Martínez transformó su firma en otra llamada DLA Pipper Martínez Neira. DLA son sus socios, una trasnacional muy poderosa de abogados en el mundo, y ahí también actúan él o su hijo, que también lo inhabilita. Actúa con otros muchos nombres. Ustedes lo pueden encontrar como DLA Pipper Martínez Beltrán Abogados SAS –el Martínez Beltrán es el hijo–, DLA Pipper MB SAS, DLA Pipper SAS y DLA Pipper Colombia SAS, todas las cuales (incluidas las del párrafo anterior) operan en la misma dirección, Carrera 7 N° 71-21, Torre B.

 

Las autoridades aclararán con cuál de todas estas razones jurídicas fue con la que contrató con Navelena y con la Ruta del Sol, con el consorcio o la concesión. No me corresponde a mí. Simplemente, señalo los hechos y hago las acusaciones pertinentes.

 

Pruebas en contra del Fiscal las recibió el Banco Agrario de Corficolombiana

 

La otra astucia del Fiscal consiste en que él pone en duda en su respuesta si unos logos que aparecen en un documento corresponden o no a la realidad. Yo he mostrado aquí dos documentos distintos, enviados ambos por el Banco Agrario, y en los que aparece Martínez Neira, cualquiera de sus firmas, como asesora legal e institucional de Navelena. Y esta vez voy a aportar uno nuevo en el que el hijo, con una de sus firmas, aparece como asesor legal de Navelena.

 

¿Qué fue lo que él esgrimió para intentar probar alguna de sus astucias? Que este logo de Martínez Neira Abogados (muestra el documento) que dizque no está bien puesto ahí y entonces él se pone molesto porque no le parece que deba ser así y monta la suspicacia de que alguien está conspirando contra el señor Fiscal. Pues bien, este es un documento utilizado por la junta directiva del Banco Agrario como uno de los soportes para prestarle los 120 mil millones a Navelena. Y me lo entregó una de las Vicepresidencias del Banco Agrario. No tiene nada irregular, no se dejen echar cuentos.

 

Este otro, que él no impugnó, me lo envía la Vicepresidencia del Banco Agrario… la Vicepresidencia Jurídica. Aquí también aparece Martínez Neira Abogados como asesor legal e institucional de Navelena. Ambos documentos se los entrega a Navelena nada menos que Corficolombiana, o sea, los íntimos de Martínez. Y el Banco se limita a hacérmelos llegar. O sea, que si aquí hubo alguna cosa que no ha debido ser con estos papeles, que el doctor Martínez emplace a sus amigos y les haga el reclamo que tenga que hacerles. Creo que ahí no hay nada, esos son cuentos de él.

 

Tercera prueba ratifica relación del Fiscal con Navelena Odebrecht Corficolombiana

 

Pero, bueno, el Banco Agrario me manda ahora un tercer documento. Este es nuevo y el país no lo conocía. En él aparece MNA Martínez Abogados, uno de los nombres con los que actúa el doctor Martínez, y lo firma Néstor Camilo Martínez Beltrán, el hijo del doctor Martínez Neira. Y repito, esa firma lo inhabilita también. Se trata de una carta del 23 de julio de 2015, ojo a la fecha, dirigida a Navelena SAS y con el sello de recibido nada menos que de la Constructora Norberto Odebrecht S.A., que clarifica quién manda en Navelena y ratifica sin lugar a dudas que Martínez ha tenido negocios con los señores de Odebrecht. Y ojo lo que dice aquí en la carta: “Apreciados señores, se nos ha pedido emitir un concepto con destino a los bancos que financiarán el proyecto con el fin de establecer si Cormagdalena…” Ojo, es un concepto de MNA Martínez Abogados a Navelena para que esta lo utilice ante los bancos con miras a obtener un préstamo. Es un documento de 26 páginas (son 26 folios y 52 páginas). Entonces que no nos vengan ustedes a decir que no son asesores. Es un documento entregado al Banco Agrario por Corficolombiana, por la principal empresa del Grupo Aval para estos asuntos y del doctor Luis Carlos Sarmiento Angulo, quien es además amiguísimo personal del doctor Martínez Neira. ¿Eso no es estar involucrado en la deuda del Banco Agrario?

 

¿Qué es lo que hace Corficolombiana? Mandarle unos documentos al Banco Agrario para convencerlo de prestar plata a Navelena. Y aduce entre los argumentos que este negocio es tan bueno y con un riesgo tan mínimo, que Martínez Neira Abogados, nada menos, es nuestro asesor. Es un documento de 26 páginas (26 folios y 52 páginas) diseñado para probarle al Banco Agrario que la plata no se le va a perder, que no se la van a robar. Bueno, vamos a ver si es verdad y ojalá esa plata no se termine perdiendo.

 

El doctor Martínez es cuidadoso en sus astucias, pero siempre termina cayendo en por lo menos dos mentiras, además de muchas manipulaciones. Él reconoce que, antes del 2015, su firma estuvo en los asuntos de Navelena y el Banco Agrario, claro, no lo puede negar. E insiste, solo antes del 2015. Pero cuál es el problema al que ahora se enfrenta: lo que yo acabo de mostrar aquí. La carta del hijo de Martínez Neira tiene fecha del 23 de julio de 2015, es decir, que en el 2015 Martínez Neira sí estaba en el negocio, con cualquier razón jurídica que sea, él o su hijo, y, repito, es un enredo que deben aclarar las autoridades. Él arguye textualmente que desde el 1° de septiembre de 2014 “no presta ningún tipo de asesoría jurídica”. Y resulta que sí la prestó.

 

Fiscal y Corficolombiana se amangualan contra investigador legal del caso Odebrecht

 

Y hay un asunto del que diría yo que es el peor en las respuestas que él me da. Debo ser absolutamente claro. Yo no actúo aquí como persona particular. Yo actúo aquí como funcionario público, cumpliendo una función constitucional. Tengo atribuciones para investigar legalmente todo lo que pasa en Colombia. Y aquí lo que vemos es a un Fiscal que me maltrata con agresiones y manipulando los hechos para quitarme autoridad. A eso es a lo que estamos asistiendo. Estoy bregando a que la verdad salga a la luz y el doctor Martínez está actuando de esta manera indebida para impedirlo.

 

Entonces una de las grandes pruebas que él da para descalificarme no es más que otra astucia. Él le hace unas preguntas a Corficolombiana y Corficolombiana se las responde. Y claro, ahí ni siquiera aparece mi nombre, pero todo está calculado para desautorizarme. Yo les hago a ustedes unas preguntas de una determinada manera y ustedes me responden también de una determinada manera, todo apuntando a cuidar las apariencias para afectar la credibilidad del senador que está investigando. Miren ustedes cómo es la truculencia. Son unos rábulas y así actúan. Le pregunta el Fiscal a Corficolombiana, a sus amiguísimos de toda la vida y que están en el negocio de Navelena juntos, cada uno en lo suyo: “Sírvase informar si Néstor Humberto Martínez Neira fue contratado por Corficolombiana para realizar alguna gestión”. Pero un momento, yo nunca dije que él había sido contratado por Corficolombiana. Nunca hice esa afirmación. Yo supongo que quien lo contrató fue Navelena. Y añade: contratado para adelantar alguna gestión “con el cierre financiero con el proyecto del Río Magdalena”. Jamás tampoco he dicho yo que eso tuviera que ver con el cierre financiero del negocio. Y agrega: “O la obtención de un crédito en el Banco Agrario”. Tampoco he afirmado que Corficolombiana hubiera contratado a Néstor Humberto Martínez para obtener un crédito en el Banco Agrario. Entonces, claro, Corficolombiana le dice al doctor Martínez Neira, usted no ha hecho nada de eso que me pregunta. Todo calculado para confundir.

 

Voy a resaltar la gravedad de estas manipulaciones, porque, repito, yo actúo aquí como funcionario público, con plena autoridad legal. ¿Y qué es lo que nos está mostrando esta maniobra? Que Corficolombiana y el Fiscal se amangualan, a sabiendas de lo que corre bajo mano, porque ambos tienen que conocer lo que yo he dicho, y montan un combo para engañar a la opinión pública, cuando se supone que el uno está investigando al otro. Es que Corficolombiana hoy está acusada de soborno y corrupción nada menos que por sus socios de Odebrecht ante la propia Fiscalía. ¿Qué garantía le da al país un Fiscal que monta un combo con aquellos a quienes está investigando para proceder contra un senador de la República que está legalmente investigando un caso de corrupción? ¿Qué garantía le da al país? Es que los señores de Corficolombiana pueden estar tan involucrados y pueden ser tan culpables como Odebrecht en este escándalo de corrupción, como lo tendrán que establecer los jueces. ¿Pero quién va a poder hacerlo, si el propio doctor Martínez Neira tiene montado un combo con el investigado y lo utiliza para agredir a un senador de la República, investido de plena autoridad para llevar a cabo estas investigaciones? Gravísimo.

 

Martínez Neira también contrató con la Ruta del Sol 2 (Odebrecht Grupo Aval)

 

En mis acusaciones durante la anterior rueda de prensa señalé que DLA Pipper Martínez Beltrán había confesado que entre sus clientes estaba la Concesionaria Ruta del Sol. El doctor Martínez Neira tampoco podía negarlo en sus respuestas. Sale entonces con otra astucia. Aduce que sí, que él en el 2012 sí asesoró a la Ruta del Sol para tramitar un contrato de estabilidad jurídica. Para que se ganaran una plata grande. En primer término se lo negaron pero en segundo se lo aprobaron. Pero reconoce que mi acusación es cierta, pero solo en 2012. Guarda silencio sobre el hecho de que en julio 22 del 2015 vuelve a aparecer el doctor Néstor Humberto Martínez tramitando en beneficio de esa concesión de la Ruta del Sol algún asunto referido a la estabilidad jurídica.

 

Él renuncia al cargo de superministro el 1 de junio de 2015 y apenas dos meses después, el 22 de julio de 2015, está dedicado a sus negocios con Corficolombiana, con Odebrecht, con el Consorcio de la Ruta del Sol. Y lo ocultó en la información que dio. Doctor Néstor Humberto Martínez, ocultar información es también un acto indebido por parte de un Fiscal que está en el deber de ser transparente ante los colombianos. Y hay un detalle bien bonito. El documento que les acabo de mencionar, dirigido a Concesionaria Ruta del Sol y firmado como Néstor Humberto Martínez Neira, termina con una frase almibarada, una como despedida: “Sin otro particular, suscribo con la expresión de nuestra más sincera gratitud por su deferente gesto de confiar el examen de este asunto a nuestro Estudio Jurídico”, Estudio Jurídico en mayúsculas, que es como el sello de marca. Bueno, pues con la misma frase almibarada remata su concepto enviado a Navelena el hijo de Martínez Neira. Luego de esta manera se confirma que al final, para estos efectos, el doctor Martínez Neira y su hijo actúan como si fueran una misma persona. Doctor Martínez Neira, legalmente eso lo inhabilita a usted para actuar en estos asuntos.

 

Ministro Martínez Neira violó la ley al aprobar el Conpes del otro sí de la Ruta del Sol

 

Agreguemos un par de cosas más. Él no me respondió una de mis principales acusaciones de la rueda de prensa, se quedó calladito, se le comieron la lengua los ratones. Es cuando le digo que él no podía haber aprobado el Conpes 3817, porque estaba en una situación prácticamente igual a la de las ministras hoy encartadas por el mismo tema. Tampoco ellas habían podido aprobar ese Conpes, porque es el que le abre el paso al negociado del otrosí, en el que también hay corrupción, hay sobornos, abrigo la absoluta certeza. Y no le podían haber dado ellas el pase, porque un pariente suyo resulta ser beneficiario.

 

¿Por qué no podía haberlo aprobado el doctor Néstor Humberto Martínez Neira? Porque el Conpes 3817 se aprueba el 2 de octubre de 2014 y él, hasta el 19 de agosto de 2014, menos de dos meses antes, perteneció a la junta directiva del periódico El Tiempo, de propiedad del doctor Luis Carlos Sarmiento Angulo, un hecho que también lo inhabilita. La ley 1437 del 2011, numeral 16, establece con toda claridad que “Está inhabilitado para actuar aquel que dentro del año anterior hubiere hecho parte de la junta directiva de alguien interesado en el asunto objeto de la definición”. No me respondió antes y, bueno, vamos a ver si es capaz de hacerlo ahora.

 

El Fiscal Martínez sí controla a los fiscales subalternos suyos

 

En las respuestas que me envía, el señor Fiscal arguye que él nada tiene que ver con las investigaciones en curso sobre el escándalo de Odebrecht, porque son los fiscales quienes las están adelantando. No, no es cierto. Los fiscales no gozan de la misma condición de independencia que esgrimen los jueces, son relaciones distintas. Los jueces son independientes en sus funciones, los fiscales no. Los fiscales son subalternos del Fiscal y sus decisiones pueden ser revocadas e incluso ser sancionados por ellas. Y hay un ejemplo a la mano, el caso de Yuliana Samboní, la niña indígena brutalmente asesinada. Pues bien, la fiscal del caso tomó una determinación que a la Fiscalía le pareció que no era la procedente. Y qué sucedió. Que como un rayo llegó la vicefiscal, subalterna del Fiscal, y la sacó del caso. Luego todos los fiscales subalternos de Néstor Humberto Martínez que estén actuando en este escándalo de Odebrecht y del Grupo Aval están forzados a moverse con la máxima prudencia, no resulte que les caiga un rayo desde lo alto y los liquiden en sus funciones. No nos venga entonces usted a aducir que la inhabilidad no existe.

 

Que el Grupo Aval sí aportó en el soborno con Odebrecht

 

Paso ahora a un asunto, probablemente el más grave de toda esta historia. El pasado fin de semana, María Jimena Duzán y Noticias Uno le informaron al país que dentro de la Fiscalía existían documentos según los cuales tres altos ejecutivos de Odebrecht habían acusado a José Elías Melo de ser cómplice en el soborno de los 11 millones de dólares o de la suma que fuera. Los mismos corruptos de Odebrecht decidieron echar a la guerra a José Elías Melo. ¿Quién era José Elías Melo al momento de los hechos? Nada menos que el presidente de Corficolombiana, Grupo Aval, que controla Episol, o sea, los socios de Odebrecht en la Ruta del Sol.

 

La veracidad de un cargo tan grave tendría en teoría que investigarlo alguien. Pero otra vez el mismo obstáculo: ¿quién lo va a investigar, si el doctor Néstor Humberto Martínez Neira es el Fiscal? Se trata de una acusación gravísima. Odebrecht no sobornó en Colombia por su propia cuenta, sino que tuvo como socio a Corficolombiana, Grupo Aval. No sobra señalar que en esa acusación no se involucró a los Solarte. Y es bueno dejarlo muy en claro, porque son socios minoritarios en el consorcio. Es una precisión que en justicia hay que hacer.

 

Muchos nos habíamos preguntado si Odebrecht subsidió a Corficolombiana en los sobornos, si pagó ella sola los 11 millones de dólares y no le cobró su parte al socio que tiene el 33 por ciento. ¿Lo subsidió? Porque en los beneficios sí entró el socio, Corficolombiana. Lo tendrán que establecer los jueces, pero de momento los dos están acusados. Uno ya lo reconoció, Odebrecht. Vamos a ver cómo evolucionan las cosas en el Grupo Aval.

 

El gobierno les pasará $700.000 millones a Odebrecht y al Grupo Aval

 

Y a pesar de esta realidad tan de bulto, miren lo que ocurrió la semana pasada. Hubo un acuerdo entre la ANI, o sea, el gobierno nacional, porque esto es con el gobierno a bordo, el presidente Santos, el vicepresidente Vargas Lleras, todos ahí pendientes, no me van a decir que todo fue a sus espaldas y ellos no sabían lo que estaba pasando. Repito, hubo un acuerdo para dar por terminado el contrato de la Ruta del Sol, sin ninguna sanción al consorcio ni a las empresas constitutivas del consorcio. Las dos partes, gobierno y consorcio, renunciaron a sus reclamaciones. Firmaron eso que se llama un mutuo acuerdo para salir todos bien contentos y nos queremos mucho y podemos volvernos a encontrar más adelante en un nuevo negocio. Un mutuo acuerdo es algo que sucede con cierta frecuencia en el mundo de los negocios. Pues bien, el acuerdo incluye darle al consorcio en plata contante y sonante 700 mil millones de pesos, 441 mil millones de pesos a Odebrecht, 235 mil millones a Episol, Corficolombiana, Grupo Aval, y 36 mil millones a los Solarte, que no han sido acusados por nadie en este caso. Aquí hay otro hecho absolutamente escandaloso. ¿Cuál es el mensaje que se le está mandando a Colombia? Roben que aquí no pasa nada, que aquí salen ustedes como unos caballeros. Supongo que también el gobierno les habrá dado a estos personajes una recomendación para negociar en cualquier parte del mundo.

 

Hay algo si se quiere peor y es lo extraño del procedimiento mediante el cual se llegó al acuerdo. Dependiendo de cómo termine este contrato, pasan unas cosas o pasan otras. Que al contrato se le declare la caducidad implica fuertes sanciones para los socios del consorcio y para el consorcio mismo. O sea, esos 700 mil millones de pesos no pueden pagarse si hay caducidad. Pero si lo anulan o lo liquidan, ahí sí se les abre la puerta. Qué resuelva hacer el Estado colombiano es clave. ¿Vamos a salir como amigos o de pelea? ¿Y el Estado va a atreverse a utilizar sus potestades para tomar determinaciones desfavorables a estos personajes?

 

El extraño trámite “legal” para entregar los $700.000 millones

 

La historia tiene varios pasajes. En una primera ocasión, sale el vicepresidente Vargas Lleras a exigirle al tribunal de arbitramento declarar la nulidad del contrato. Fue tan escandaloso, que los del tribunal dijeron que primero renunciaban que meterse en ese enredo. Entonces la Procuraduría le pide al Tribunal Administrativo de Cundinamarca que haga alguna cosa y el Tribunal toma una medida cautelar, preventiva, de suspender el contrato. Queda suspendido, pero todavía no está resuelto el problema de si lo liquidan a lo caducan o qué se hace con el contrato.

 

Y el tercer paso, que es el más extraño, según me explican a mí todos los abogados a quienes he consultado, es que el superintendente de Industria y Comercio, apoyado en el escándalo de corrupción, ordena terminar el contrato. ¿Cuál es su argumento? ¡Que el soborno viola la libre competencia! Yo no dudo de que un soborno viole la libre competencia, pero la pregunta es si le corresponde a un superintendente, que no es un juez sino un funcionario administrativo, ser el que ordene qué hacer con el contrato. Porque si el señor superintendente se mete por ese camino, va a tener que ser también él quien castigue a los secuestradores, porque también violan la libre competencia, y quien meta a la cárcel hasta al raponero de la calle. No se pueden hacer ese tipo de interpretaciones para poder sacar cualquier conclusión, hasta la más absurda. Él sí había podido, en aras de la violación de la libre competencia, decretarles por ejemplo una sanción. Eso habría tenido cierta lógica jurídica.

 

Pero además, el superintendente toma la decisión de terminar el contrato como una medida cautelar. Pero ordenar terminar un contrato no es cautelar. Una medida cautelar es la que permite después modificar las cosas. Yo no puedo ordenar como medida cautelar que fusilen a alguien, porque una vez fusilado, cómo se va a reparar la decisión tomada.

 

Lo que hizo el superintendente tiene que ver con que está sancionando los actos de corrupción de Odebrecht. Pero ejecutoriada la decisión, la ANI no le aplica ninguna sanción a Odebrecht ni a Corficolombiana ni al consorcio, sino que se sienta amistosamente con ellos a arreglar el entuerto y ya sabemos cómo lo arreglaron. Bien curiosa manera de gobernar a Colombia. Es evidente que la decisión que tiene tomada el gobierno nacional, el Presidente de la República, el Vicepresidente de la República y todo el gabinete es ver cómo sacan a Odebrecht y a Corficolombiana indemnes de este proceso o por lo menos de la manera menos afectada, cuando a lo que estamos asistiendo es a uno de los más graves actos de corrupción de los últimos tiempos.

 

Santos y los perros en misa

 

Y ayer el Presidente de la República, con el cinismo que lo caracteriza, se atreve a afirmar que a los de Odebrecht les fue como a los perros en misa. Con este gobierno, todos los perros dirán que ojalá nos fuera igual, porque uno con 441 mil millones de pesos entre el bolsillo no se debe sentir muy maltratado. Que vinieron por lana y salieron maltratados. Cómo así, ¿no le robaron al país con esos 11 millones de dólares y no están saliendo como Pedro por su casa? ¿Esa es la sanción, presidente Santos, con la que usted castiga a los corruptos? Respóndales a los colombianos.

 

Muchos de Cambio Radical en este caso

 

Y el Fiscal es cercano a toda la marrulla. Yo le insisto, doctor Martínez Neira, declárese impedido. Usted está legal y moralmente impedido para actuar en ese caso. No abuse más de sus grandes poderes de todos los tipos, de las grandes fuerzas políticas que lo están respaldando, porque en lo de Odebrecht están involucrados los dos últimos candidatos a la Presidencia de la República, con sus vicepresidentes. No se aproveche más del hecho de ser usted de Cambio Radical y el vicepresidente Vargas Lleras de Cambio Radical y el superintendente de Industria y Comercio de Cambio Radical y el director de la ANI de Cambio Radical. No le haga más daño a este país. Todos ustedes lo están desmoralizando, lo está desbaratando con este tipo de actitudes.

 

El proceso corre el grave riesgo de ir hacia la impunidad, porque estoy viendo una inmensa y muy poderosa manguala dedicada a pasar por encima de la ley y de lo que sea con tal de salir indemne.

 

Derrotar el tapen-tapen

 

Por último, decirles a los colombianos: este senador seguirá cumpliendo con su deber. Seguiré actuando y diciendo las cosas que haya que hacer y denunciar. Pero además decirles: como los colombianos nos hemos declarado mamados de lo que está pasando, mamados de este abuso incalificable y de esta corrupción, mamados del atropello de los mismos con las mismas, estoy convencido que en este tema y en los demás asuntos del futuro del país los vamos a derrotar.