Generic placeholder image
Generic placeholder image

QUE EL GOBIERNO DÉ URGENTES SOLUCIONES A LOS DAMNIFICADOS POR LAS INUNDACIONES EN CÓRDOBA

Declaración Senador Jorge Enrique Robledo, Bogotá, diciembre 7 de 2007 Mil doscientas familias han sido gravemente perjudicadas por las fuertes crecidas del río Sinú durante todo el segundo semestre, al punto que han perdido más de dos mil hectáreas de cultivos en maíz, plátano, yuca, fríjol y huertas caseras, además de animales domésticos y pequeña […]

Cordoba

Hace 10 años

Declaración Senador Jorge Enrique Robledo, Bogotá, diciembre 7 de 2007

Mil doscientas familias han sido gravemente perjudicadas por las fuertes crecidas del río Sinú durante todo el segundo semestre, al punto que han perdido más de dos mil hectáreas de cultivos en maíz, plátano, yuca, fríjol y huertas caseras, además de animales domésticos y pequeña ganadería. Las ayudas oficiales solo han sido hasta ahora pequeños paliativos que en nada contribuyen a resolver las necesidades básicas de la población.

Para exigir inmediata respuesta a sus peticiones, millares de habitantes, pertenecientes a diez poblaciones del departamento de Córdoba, iniciaron hoy jueves 6 de diciembre una protesta pacífica. Las comunidades que han salido a la carretera, coordinadas por Salvación Agropecuaria, son las de Cotorra, Carito, Los Morales, Carrillo, Tierraltica, Matadecaña, La Subida, Los Monos, Susua, Guamal, El Bongo, Los Rodríguez, El Tamarindo, Recula, Abrojal, Moralito, San Pablo, Trementino, Paso de las Flores y Los Cedros.

La Asociación Nacional por la Salvación Agropecuaria denunció ante los medios regionales que, aunque el gobierno ha destinado más de 12.000 millones de pesos a atender la emergencia, los miles de damnificados no han recibido la necesaria ayuda económica que les permita al menos mitigar los problemas más urgentes. Salvación Agropecuaria sindicó a algunos dirigentes políticos afectos al gobierno de utilizar la catástrofe para hacer politiquería.

Las necesidades se tornan apremiantes sobre todo en agua potable, vigilancia epidemiológica, vivienda y alimentación. Los manifestantes exigen además a las autoridades trazar un plan de corto plazo tendiente a reactivar económica y socialmente la región.

Expreso mi total solidaridad con la protesta democrática y pacífica y reclamo del gobierno nacional prestar inmediata atención a las justas exigencias planteadas por los más de diez mil damnificados.