Generic placeholder image
Generic placeholder image

Ni canoa, ni atarraya

Tenemos ríos, tenemos mares, tenemos pescadores, pero muere la pesca artesanal. Fue el mensaje de los voceros de 700 organizaciones de pescadores artesanales que asistieron a Bogotá a la audiencia pública Salvemos la pesca artesanal. El evento se realizó el pasado jueves 16 de febrero en las instalaciones de la Comisión Quinta del Senado. Hombres y […]

Congreso

Hace 2 años

Tenemos ríos, tenemos mares, tenemos pescadores, pero muere la pesca artesanal. Fue el mensaje de los voceros de 700 organizaciones de pescadores artesanales que asistieron a Bogotá a la audiencia pública Salvemos la pesca artesanal. El evento se realizó el pasado jueves 16 de febrero en las instalaciones de la Comisión Quinta del Senado.

Hombres y mujeres de San Andrés y Providencia, La Guajira, Santa Marta, Atlántico, el Parque Tayrona, Cesar, Buenaventura, Tumaco, Nuquí, de la cuenca del Río Magdalena, y otros lares, relataron cómo no los dejan pescar, ser pescadores. Mis manos, mi cuerpo, mi alma huelen a pescado; yo, mis padres y mis abuelos somos pescadores; décadas de abandono; fueron algunos de los testimonios de los pescadores.

Multiplicar los pobres pero no los peces, es la consigna del gobierno Santos, quien en el Congreso tramita una ley que criminaliza a los 120 mil pescadores de Colombia. Ellos piden apoyo, el gobierno responde con indiferencia, limosnas y maltratos. “Lo que necesitamos los colombianos no son limosnas, sino que los dejen trabajar”, concluyó Robledo.

Oficina de prensa
Senador Jorge Enrique Robledo
Bogotá, 22 de febrero de 2017

www.jorgerobledo.com