Generic placeholder image
Generic placeholder image

Las medidas de emergencia social sobre las pirámides son una cortina de humo para ocultar la responsabilidad del Gobierno

Oficina de Prensa Senador Jorge Enrique Robledo, Bogotá, 18 de noviembre de 2008 Al exigir que el ministro de Hacienda renuncie por el grave problema de las pirámides, el senador Jorge Enrique Robledo afirmó hoy en la Comisión Quinta que toda la responsabilidad recae sobre el gobierno nacional, en persona del presidente de la República […]

Economia Piramides

Hace 9 años

Oficina de Prensa Senador Jorge Enrique Robledo, Bogotá, 18 de noviembre de 2008

Al exigir que el ministro de Hacienda renuncie por el grave problema de las pirámides, el senador Jorge Enrique Robledo afirmó hoy en la Comisión Quinta que toda la responsabilidad recae sobre el gobierno nacional, en persona del presidente de la República y el ministro de Hacienda. “Las medidas que están sacando son una cortina de humo para ocultar la responsabilidad del gobierno”.

Solo caben dos posibilidades, dijo Robledo: o las pirámides son legales o son ilegales. “Si son ilegales, como yo lo creo, porque están prohibidas por el Decreto 2920 de 1982 y por el artículo 189 de la Constitución Nacional, el Estado ha debido impedir desde hace meses o incluso años que se abrieran. Y si son legales, como argumentan otros, entonces el Estado se acaba de tirar el negocio”.

¿Por qué la responsabilidad es del presidente y su ministro? “Porque el Estado permitió que se transmitiera la idea de que era absolutamente legal. Y por eso crecieron y si no, no hubieran crecido. Si el Estado hubiera tomado hace meses las medidas de ayer, no habría pasado lo que pasó.”

El senador del Polo Democrático concluyó afirmando: “Con esos decretos de ayer el gobierno está intentado lanzar la idea de que aquí no va a pasar nada y que en unos días a la gente le devuelven la plata. Pero eso no funciona así. Todos sabemos que cuando se caen las pirámides o las tumban, como sucedió en este caso por las medidas del gobierno, todo el mundo sale entonces despavorido y la plata se pierde en proporciones inmensas. Tengo la certeza, y ojalá me equivoque, de que ahí ya hubo pérdidas inmensas. Y no sabemos cuántos serán los colombianos perjudicados: ¿doscientos mil, trecientos mil, un millón?”.

Para escuchar la intervención del senador Robledo sobre las pirámides, haga clic en el siguiente vínculo: El gobierno nacional es el responsable porque permitió que se transmitiera la idea de la legalidad de las pirámides

Para escuchar la intervención del senador Robledo en el debate sobre política petrolera, haga clic en el siguiente vínculo: Que no aparezca petróleo en Colombia tiene mucho que ver con la política aplicada por este gobierno

Texto de la intervención del senador Jorge Enrique Robledo sobre el problema de las pirámides, Comisión Quinta, 18 de noviembre de 2008.

Tengo la certeza, y ojalá me equivoque, de que ahí ya hubo pérdidas inmensas. Con esos decretos de ayer el gobierno está intentado lanzar la idea de que aquí no va a pasar nada y que en unos días a la gente le devuelven la plata o casi toda y que “tranquilos, muchachos, todo bajo control”. Eso no es cierto, ojalá lo fuera, pero no creo. No creo que cuando abran las cajas fuertes de esas oficinas, los gerentes van a estar con la plata esperando a que lleguen por ella. Eso no funciona así. Todos sabemos que cuando se caen las pirámides o las tumban, porque caben las dos posibilidades, o se caen solas o las “pinchan”, como se dice, como sucedió en este caso en buena medida por parte del gobierno, todo el mundo sale entonces despavorido y la plata se pierde en proporciones inmensas. Dejémoslo claro, no les echen ese cuento a los colombianos. Las pérdidas nadie sabe de cuánto van a ser, pero van a ser enormes, y no sabemos cuántos serán los colombianos perjudicados: ¿doscientos mil, trecientos mil, un millón?

Y lo que es más lamentable es que toda la responsabilidad de este asunto les cae al gobierno nacional y en persona al presidente de la República y a su ministro de Hacienda. Porque la situación es bien sencilla: o las pirámides eran legales o eran ilegales. Solo dos posibilidades: o son ilegales o no lo son. Si son ilegales, como yo lo creo, porque están prohibidas por el Decreto 2920 de 1982 y por el artículo 189 de la Constitución Nacional, el Estado colombiano ha debido impedir desde hace meses o años que se abrieran. El negocio operó en las narices de todo el mundo. Por estos días recuerdo haber visto en Tumaco un montón de gente en un local, y pregunté, qué está pasando allí, senador, la pirámide, aquí todo el mundo se está volviendo rico con eso. Y la policía cuadraba la fila para guardar el orden. El negocio funcionó con una inmensa presunción de legalidad. No pueden decirles a los colombianos: es que ustedes colombianos son muy locos y se ponen a meter su plata ahí. No, el Estado permitió que se transmitiera la idea de que era absolutamente legal. Y por eso crecieron y si no, no hubieran crecido. Si el Estado hubiera tomado hace meses las medidas de ayer, no habría pasado lo que pasó.

O eran legales, como dicen otros, y entonces el Estado se tiró el negocio. No hay sino esas dos posibilidades, pero en los dos casos, toda la responsabilidad cae allá bien arriba, no es solo sobre el superintendente financiero. ¿Y el doctor Óscar Iván Zuluaga, qué? El propio presidente de la República fue capaz de decir la semana pasada, y es capaz de decir cualquier cosa, que allá en Wall Street se vengan a invertir en Colombia que aquí no se le pierde la plata a nadie. ¡Háganme el favor! Claro, porque lo de Wall Street es parecido, otra pirámide, solo que en inglés y en dólares.

Estas medidas que están sacando son una cortina de humo para ocultar la responsabilidad del gobierno. No han dado la cara lo suficiente. Pienso que por lo menos debería renunciar el ministro de Hacienda, como una manera de pedirles perdón a los colombianos por esa conducta. La Policía tenía plata en las pirámides, el Das, todo el mundo en Colombia tenía plata en las pirámides. El presidente de la República, en vez de cumplir la ley, se puso a dar consejos. Aquí hay una pregunta que nos hacemos todos: y quién estaba detrás de esto, por qué sucedió esto. En Ecuador lo intentaron. Una de las pirámides de aquí se fue al Ecuador a montar una sucursal y a la media hora le había caído la policía y le había cerrado el chuzo. No alcanzaron a recoger ni un peso.

Es una lástima que esto esté pasando. El país se está descomponiendo en proporciones gravísimas y nadie da la cara. No responden, ni siquiera por los falsos positivos del ejército. Esto es de espanto lo que está pasando. Creo que sobre estos temas es importante fijar posición política y que cada uno de los senadores a los que les parezca que lo de las pirámides estuvo muy bien que lo digan y que defiendan al jefe del Estado y a sus ministros. Ya veremos quién va a tener la razón con el paso de unas cuantas semanas. Si la plata de verdad está toda ahí guardadita en las cajas fuertes esperando a que la policía llegue a entregársela a cada uno o va a empezar el embolate y la plata no va a aparecer.