Generic placeholder image
Generic placeholder image

Las cifras del TLC con Estados Unidos confirman su fracaso

Por: Martha Patricia Perdomo* / @MarthaPatriciaP No obstante las descaradas afirmaciones del santismo y los amigos del libre comercio, las cifras confirman el rotundo fracaso del TLC con Estados Unidos. Colombia pasó de tener un superávit en la balanza comercial con Estados Unidos de US$8.991 millones en 2011, un año antes del TLC, a un […]

balanza comercial exportaciones Importaciones libre comercio TLC

Hace 1 año

ilustracion-tlc-640x280

Por: Martha Patricia Perdomo* / @MarthaPatriciaP

Captura de pantalla 2016-05-24 a la(s) 15.18.17

No obstante las descaradas afirmaciones del santismo y los amigos del libre comercio, las cifras confirman el rotundo fracaso del TLC con Estados Unidos.

Colombia pasó de tener un superávit en la balanza comercial con Estados Unidos de US$8.991 millones en 2011, un año antes del TLC, a un déficit de US$4.940 millones en 2015, cuatro años después del TLC. Las cifras prueban que las pérdidas comenzaron en 2012, año de entrada en vigencia del acuerdo y que la caída de los precios del crudo solo profundizó la tendencia negativa (Cuadro 1). Como resultado de lo anterior, entre 2011 y 2015, perdimos US$13.931 millones de dólares y las exportaciones, lejos de aumentar, se redujeron en 55%. Año tras año, la participación de Estados Unidos en las ventas externas de Colombia decrece: en 2011 era de 38,6%; en 2015, fue de 27,6% (Cuadro 2). La promesa de tomarnos el mercado norteamericano fue un engaño.

Ante la gravedad de las cifras, la nueva ministra de Comercio, María Claudia Lacouture, en vez de corregir el rumbo, insiste en defender un balance a todas luces mediocre. Cacarea, por ejemplo, la exportación de 449 nuevos productos al mercado norteamericano, sin advertir que éstos equivalen a apenas el 0,06% del total de las exportaciones colombianas y que el 63% de ellos (283 nuevos productos) no venden, cada uno, más de 10 mil dólares, cifra irrisoria para un mercado gigante como el estadounidense (Cuadro 3). En cuanto al comercio no minero-energético, las cifras prueban que la balanza comercial, históricamente negativa para Colombia, ha ampliado su déficit de US$6.402 millones a US$6.785 millones (Cuadro 4). Carece de honestidad política alardear de éste pésimo balance, mientras se oculta que dicho acuerdo está trayendo el desmantelamiento de la industria y el empleo nacional.

En cuanto al agro nacional, el balance es ruinoso. Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, Colombia aumentó las compras de alimentos gringos en 120%, mientras que nuestras ventas crecieron apenas 16%, 8 veces menos (Cuadro 5). Y si al intercambio comercial agropecuario restamos las exportaciones de café y banano (que no requieren de un TLC para venderse), tenemos un enorme déficit de US$ 1.411 millones, déficit que aumentó ¡793% en cuatro años de TLC!, algo realmente escandaloso (Cuadro 6).

Si miramos la balanza comercial agropecuaria en volumen, Colombia empezó importando 1,5 millones de toneladas en 2012, cifra que en 2015 se trepó a 7,3 millones de toneladas, teniendo como principales incrementos varios géneros que los agricultores colombianos pueden producir: arroz (239%), maíz (1.762%), lácteos (215%), oleaginosas (215%), carne de res (146%) y carne de cerdo (111%) (Cuadro 7). El resultado es el desplazamiento de la producción nacional por la foránea: mientras en 2011, los alimentos importados representaban el 25% del consumo nacional, en 2015 ya representan el 30%. Es inaceptable que mientras en Estados Unidos los agricultores reciben, entre otros respaldos estatales, subsidios por 97 mil millones de dólares, en Colombia se les someta a la competencia desleal, se les eche en cara los pocos pesos que les dan y se les acuse de ineficientes, a sabiendas de que el gobierno no cumple con su deber de reducir los altísimos costos de producción en fertilizantes, combustibles, tarifas de energía, vías, entre muchos otros.

En cuanto a la industria, la balanza comercial de Colombia con Estados Unidos, históricamente negativa, ha ampliado su déficit en 8% en el marco del TLC: de US$12.556 millones a US$13.599 millones (Cuadro 8).

En conclusión, Colombia hizo un pésimo negocio al suscribir el TLC con Estados Unidos. Ya es hora de que los defensores del libre comercio reconozcan que en este debate las cifras le dan la razón a quienes, como el senador Jorge Enrique Robledo, advirtieron con argumentos su inconveniencia para el país. Colombia puede y debe tener relaciones comerciales con todos los países del mundo, pero en condiciones de igualdad y beneficio recíproco, como manda la Constitución.

*Asesora del senador Jorge Enrique Robledo

Cuadro 1

Captura de pantalla 2016-05-24 a la(s) 14.34.52

Cuadro 2

Captura de pantalla 2016-05-24 a la(s) 14.35.11

Cuadro 3

Captura de pantalla 2016-05-24 a la(s) 14.35.26

Cuadro 4

Captura de pantalla 2016-05-24 a la(s) 14.50.55

Cuadro 5

Captura de pantalla 2016-05-24 a la(s) 14.51.20

Cuadro 6

Captura de pantalla 2016-05-24 a la(s) 14.51.57

Cuadro 7

Captura de pantalla 2016-05-24 a la(s) 14.53.47

Cuadro 8. Captura de pantalla 2016-05-24 a la(s) 14.54.11