Generic placeholder image
Generic placeholder image

La Contraloría ratifica que hubo corrupción en los “Bonos de Agua”: Robledo

El senador Jorge Enrique Robledo, en compañía del profesor y analista José Roberto Acosta, aseguraron en rueda de prensa que los datos entregados por la Contraloría confirman que los Bonos Carrasquilla fueron un torcido; Carrasquilla debe renunciar

Hace 3 meses

El senador Robledo reseñó de los informes de la Contraloría General de la República sobre los Bonos del Agua o Bonos Carrasquilla, que “no se debió permitir que el Grupo Financiero de Infraestructura (GFI) ejerciera estas actividades de intermediación financiera”, porque esa operación de crédito no cumplió, entre otros, con los requisitos mínimos de capital para respaldar la operación. El GFI, empresa dueña del negocio de los Bonos Carrasquilla, constituyó los patrimonios autónomos de esta operación de crédito con un aporte de un millón de pesos, cuando para una entidad de financiamiento comercial los requerimientos mínimos de capital para esa operación eran de $17.405 millones. Por eso la Contraloría señala en su informa que hubo “debilidades de control” por parte de la Superintendencia Financiera.

La Contraloría realizó hallazgos con posibles implicaciones penales en 84 municipios y mostró que la plata pérdida por los Bonos Carrasquilla, en obras no realizadas, que no fueron terminadas y que no se pueden operar, es de $551.518 millones. El dictamen del ente de control estableció un incumplimiento material adverso, la peor calificación que emite en los análisis donde puede hacer corroboración en campo. La entidad también expresa que “no se observó vigilancia permanente de la correcta ejecución del objeto contratado y falta de seguimiento técnico, administrativo, financiero, contable, y jurídico sobre el cumplimiento de objetos contractuales,” es decir, no hubo interventoría. Puntualizó el senador Robledo.

Aquí no solo perdió el país y su fisco, porque estos bonos debieron ser rescatados a un costo de medio billón de pesos, sino que los afectados por este acto corrupto fueron los cuatro millones de habitantes de los 117 municipios donde en 68 por ciento no hubo acueductos. Por este negociado, a los socios de Carrasquilla (el GFI) según la Contraloría les ingresaron a sus arcas 86.987 millones de pesos. Es bueno recordar que la plata perdida en corrupción es plata que sale del bolsillo de todos los colombianos. Concluyó el congresista de la oposición.

Bogotá, 9 de mayo de 2019

Oficina de Prensa

Senador Jorge Enrique Robledo

Rueda de prensa:

Análisis sobre el esquema financiero de los Bonos Carrasquilla