Generic placeholder image
Generic placeholder image

Entrevista al senador Jorge Enrique Robledo

Periódico ¡No más! Página 4

Hace 3 meses

¡El tiempo nos dio la razón! Martínez renunció porque la plata de Odebrecht y el Grupo Aval suena en sus bolsillos. Ganó Colombia, sacamos al Fiscal.

• ¿Qué decir de la renuncia a su cargo del Fiscal Martínez?

Jorge Enrique Robledo: Que ganó Colombia. Celebremos que la lucha anticorrupción conquistó una gran victoria: haber sacado a un in- deseable, a alguien que enseña cómo NO debe actuar un funcionario • Pero Martínez arguye que renunció por las decisiones de la JEP sobre Santrich. JER: Tramposo hasta en la de- rrota. Es su cortina de humo para poner a los partidarios de Duque a defenderlo. Terminó tan desacreditado, que ya nadie se atrevía a defenderlo en público. Llevaba años usando a la Fiscalía para proteger a Odebrecht y a su socio, Luis Carlos Sarmiento Angulo, y de paso a sí mismo, porque él fue contratista de Odebrecht y Sarmiento en Navelena (Odebrecht) y en el Consorcio Vial Ruta del Sol II. ¡La plata de esa corrupción aún suena en los bolsillos de Martínez! 

• ¿Algo más llevó al Fiscal Martínez a renunciar?

JER: Tres enredos. El juez que condenó a Melo le ordenó a la Fiscalía investigar por corrupción al hijo de Sarmiento Angulo, jefe de Melo. Martínez tenía entonces dos opciones: o morderle la mano a su amo o quedar como un alcahuete. Lo amenazaba también el escándalo de Gustavo Moreno, el fiscal anticorrupción corrupto nombrado por él. Temía ade- más la inminente decisión de la Corte Suprema de Justicia y pendía sobre su cabeza la corrupción del caso Mattos, de quien Martínez fue abogado.

 • ¿Cómo entra Martínez en esta historia?

JER: Odebrecht era una trasnacional que para conseguir contratos tenía por norma comprar a gobernantes y a políticos, según lo han confesado sus propios directivos. Estos pillos pagaron sobornos por 788 millones de dólares en doce países, entre ellos 11 millones en Colombia, aunque hoy se sabe que aquí fueron más de 30 millones de dólares. En Colombia, su socio en los torcidos de Navelena y de la Ruta del Sol II era Luis Carlos Sarmiento, cuyo aboga- do era Martínez. Martínez ha debido renunciar de entrada a ser el Fiscal del caso. Prime- ro, porque se hizo rico como abogado y consigliere de Sarmiento Angulo. Y segundo, porque él mismo fue contra- tista de Navelena y de la Ruta del Sol II. Martínez sabía de la corrupción desde 2015, porque se la informó Jor- ge Enrique Pizano, muerto en oscuras circunstancias, y para taparla redactó ¡CELEBREMOS! La lucha democrática SÍ fue capaz de sacar al fiscal un acuerdo secreto entre Odebrecht y el Grupo Aval. Después se hizo elegir Fiscal ocultándole sus vínculos a la Corte Suprema de Justicia, a conciencia de que el caso iba a llegar a Colombia y que como Fiscal lo tendría en sus manos. Y lógico, ya como Fiscal, no actuó para llevar ante la Justicia ni a los directivos de Odebrecht, que ya habían confesado, ni a los dueños del Grupo Aval. Tampoco avanzó en esclarecer quiénes pagaron los sobornos por la vía Ocaña-Gamarra y quiénes los recibieron en la cúpula del Estado. Y a Melo no lo acusó por lavado de activos, aunque se demostró que la plata se había movido entre el Banco de Bogotá, de Sarmiento Angulo, y algunos bancos en guaridas fiscales. Y no les abrió investigación a las campañas presidenciales de Santos y Zuluaga, a pesar de que los de Odebrecht confesaron que las habían financiado. Los implicados hasta ahora son actores de cuarto nivel.

Martínez nunca debió ser Fiscal del caso de corrupción de Odebrecht – Grupo Aval. Por ser abogado y asesor de Luis Carlos Sarmeniento Angulo y porque tuvo intereses personales y negocios en el contrato de Navelena (Odebrecht) y la Ruta del Sol II.

 • ¿Por qué Néstor H. Martínez no cayó antes?

JER: Porque lo protegieron Sarmiento Angulo y los cacaos de la política tradicional, empezando por Duque, Santos y Uribe. 

Se sabe que usted fue clave en la derrota del Fiscal.

JER: Este triunfo ha sido fruto de la dedicación de muchas personas. Pero es cierto que yo hice mi mayor esfuerzo durante dos años y medio: tres debates en el Senado, artículos en periódicos, etcétera. Martínez hasta buscó silen- ciarme con una acusación tramposa, de la que tuvo que retractarse. 

¿Cuáles son sus conclusiones?

JER: La principal, quedó de- mostrado que la lucha democrática SÍ es capaz de lograr importantes victorias, hecho que me lleva al convencimiento de que Colombia sí tiene arreglo en la medida en que la arreglemos entre todos.