Generic placeholder image
Generic placeholder image

El Gobierno es el culpable por el desastre de las pirámides, dice el Senador Robledo

Oficina de Prensa Senador Jorge Enrique Robledo, Bogotá, 14 de noviembre de 2008 El senador Robledo responsabilizó al gobierno nacional y al propio presidente de la República, doctor Álvaro Uribe Vélez, de las inmensas pérdidas que decenas de miles de familias colombianas están sufriendo por cuenta de las llamadas pirámides. Robledo señaló que el gobierno […]

Economia Piramides

Hace 9 años

Oficina de Prensa Senador Jorge Enrique Robledo, Bogotá, 14 de noviembre de 2008

El senador Robledo responsabilizó al gobierno nacional y al propio presidente de la República, doctor Álvaro Uribe Vélez, de las inmensas pérdidas que decenas de miles de familias colombianas están sufriendo por cuenta de las llamadas pirámides.

Robledo señaló que el gobierno tenía que saber que la captación masiva de dineros del público está expresamente prohibida por las leyes colombianas. También tenía que saber que las pirámides tarde o temprano colapsarían y que en ese momento las pérdidas podrían llegar a billones de pesos, como en efecto todo indica que está sucediendo. El gobierno fue por completo negligente permitiendo que las pirámides crecieran, cuando es evidente que ha debido intervenir desde el mismo momento en que aparecieron.

Es obvio que el engaño que se les hizo por parte de los especuladores a decenas de miles de colombianos honrados solo pudo darse porque el gobierno permitió que durante meses y hasta años esas entidades captaran recursos del público, transmitiendo a los colombianos la idea de que eran operaciones lícitas respaldadas por el Estado, a pesar de su evidente ilegalidad.

En consecuencia, el primer responsable de lo que ha ocurrido es el gobierno nacional.

Vea por el Canal Congreso, el martes 18 de noviembre, en Comisión Quinta, a partir de las 10 de la mañana, el debate del senador Robledo al ministro de Minas y al presidente de Ecopetrol sobre la política petrolera oficial.