Generic placeholder image
Generic placeholder image

DOS VERDADES QUE EL MINAGRICULTURA OCULTARÁ EN WASHINGTON Y BOGOTÁ

Senador Jorge Enrique Robledo, Bogotá, octubre 23 de 2007 En el nuevo viaje a Washington del ministro de Agricultura de Colombia, Andrés Felipe Arias, se ocultarán, por lo menos, dos cosas: una, aquí y otra, allá. En Bogotá no se sabrá que Arias intentará convencer a la bancada del Partido Demócrata de la aprobación del […]

agro TLC

Hace 10 años

Senador Jorge Enrique Robledo, Bogotá, octubre 23 de 2007

En el nuevo viaje a Washington del ministro de Agricultura de Colombia, Andrés Felipe Arias, se ocultarán, por lo menos, dos cosas: una, aquí y otra, allá.

En Bogotá no se sabrá que Arias intentará convencer a la bancada del Partido Demócrata de la aprobación del TLC, recordándole lo mucho que crecerán las exportaciones agropecuarias de Estados Unidos a Colombia, verdad que está demostrada hasta la saciedad, porque es falso que el país vaya a aumentar sus exportaciones a Estados Unidos de manera significativa.

Y en Washington no le oirán hablar de las pésimas condiciones laborales de los trabajadores en Colombia, el país más peligroso del mundo para los sindicalistas y donde apenas están afiliados a sindicatos menos del cinco por ciento de los trabajadores, en muy buena medida por el uso extendido de los subcontratistas en las relaciones obrero-patronales.

Andrés Felipe Arias guardará especial silencio sobre el reciente despido, porque decidieron afiliarse al sindicato, de catorce trabajadores de la fábrica de Café Liofilizado, empresa del Fondo Nacional del Café en la que tienen todo el poder el gobierno de Álvaro Uribe y el ministro de Agricultura, por controlar el Comité Nacional de Cafeteros. Y también es seguro que tampoco les contará a los congresistas estadounidenses que en esa empresa hay unos 320 trabajadores sindicalizados, en tanto hay entre 350 y 400 bajo el sistema de contratistas y, por ende, sin derecho a sindicalizarse.