Generic placeholder image
Generic placeholder image

Dice el senador Jorge Enrique Robledo “Uribe es el rey del tapen- tapen”

La Tarde, Pereira, octubre 5 de 2008 Al calor de un café y como telón de fondo la panorámica del centro de Pereira, el senador por el Polo Democrático se ’destapó’ con LA TARDE. Su discurso fuerte y de gran conocedor de temas económicos se dejó ver en sus respuestas, con las que dejó claro […]

Política

Hace 10 años

La Tarde, Pereira, octubre 5 de 2008

Al calor de un café y como telón de fondo la panorámica del centro de Pereira, el senador por el Polo Democrático se ’destapó’ con LA TARDE. Su discurso fuerte y de gran conocedor de temas económicos se dejó ver en sus respuestas, con las que dejó claro que no cree en los cambios que no tengan origen en la lucha popular.

Robledo, cree que hoy más que nunca la izquierda democrática es una opción de poder y que la figura de unidad está representada en Carlos Gaviria Díaz.

¿Se dice por estos días que se acabó la hegemonía del sistema capitalista, usted cree eso?

Decir que se acabó el capitalismo no tiene sentido, porque para que se acabe el capitalismo se tendrían que acabar los capitalistas y mil cosas más, acá hay gente que va a utilizar la crisis para su autocrecimiento y va a hacer esfuerzos para que nada cambie, ¿qué tanto cambiará este capitalismo de casino, de especuladores y corruptos?, vamos a ver, eso va a depender mucho del calibre de la crisis.

Si hay una cosa ideológica importante y es que este es el fracaso de la medida de la globalización, se supone que toda la globalización se arma para que estas cosas no pasaran… entonces sí es evidente que por lo menos en lo teórico, lo político y lo ideológico es una derrota en toda la línea.

En el escenario de esta crisis, ¿Colombia cómo queda, cuál es la perspectiva en materia económica?

Si el pueblo no lucha un cambio, estos personajes seguirán en lo mismo, es que ahí están todos los que auspiciaron en Colombia este desastre, ahí siguen pontificando como si nada.

¿Quiénes?

Todos estos sabios de aquí, la tecnocracia neoliberal, los Hommes, los Montenegro que lo que deberían hacer es pedirle perdón a Colombia porque resulta que ellos son parte de los ideólogos que montaron este régimen en el que por ejemplo los fondos de pensiones ya perdieron $50 mil millones, y ¿dónde estaban estos gurús?… Lo que pasa es que esto apenas está empezando.

Y la izquierda, ¿qué propuesta hace en ese orden de ideas?

Pienso que tenemos que insistir en que los hechos nos están dando la razón. Por ejemplo una de las razones por las cuales nos opusimos al TLC es porque le quita a Colombia una cláusula llamada la balanza de pagos, que permite que en casos como estas crisis se tomen medidas heróicas como cerrar las importaciones, no pagar deuda… si se firma el TLC se pierde esa cláusula.

Entonces tenemos que insistir en que esta concepción de la globalización es un fracaso que exige modificaciones de fondo, no que nos aislemos del mundo, pero sí cómo nos vamos a relacionar con el mundo… lo que está sucediendo es la prueba de que los tipos no tienen la razón.

Dice que usted que lo que está pasando les está dando la razón, y ya que se está moviendo la cosa política, ¿qué bandera enarbolarían para el 2010?

El congreso del Polo tendrá que tomar orientaciones, eso son cosas que estamos conversando. Pienso que el Polo ahora más que nunca debe presentarse como una opción de poder y machacar en una idea, que bajen los secuestros es muy bueno, pero el problema es de comida y empleo y eso sí que se va a poner a la orden del día en este momento.

Entonces necesitamos una política que apunte a eliminar la violencia que hay en el país, pero además que atienda los problemas económicos y sociales que es lo que no se atiende, estos son unos 3 ó 4 años que Uribe ha atarugado de riqueza a los monopolios y transnacionales y al pueblo prácticamente no le ha tocado nada en los tiempos de las vacas gordas y viene el de las vacas flacas y Uribe sigue con confianza inversionista.

¿Cómo van a hacer con los problemas internos que tiene el Polo?

Ese es un problema que tiene que resolver el Polo y que sino resolviera no somos opción. Yo soy optimista de que en el congreso va a predominar el punto de vista de que el Polo debe moverse en tres sentidos: uno preservar la unidad, o sea reducir al mínimo las invocaciones divisionistas, segundo que se preserve el rumbo de izquierda democrática, hoy más que nunca sería el horror que el Polo se moviera hacia la derecha, y lo tercero es que en el Congreso se debe ratificar el liderazgo de Carlos Gaviria, es evidente que nosotros tenemos lo que nadie en Colombia, un líder como Carlos Gaviria.

Un ala del Polo dice que el Moir tiene ’capturado’ al Presidente del Polo y a las directivas…

El Polo tiene 18 congresistas y hay declaraciones de 16 respaldando la presidencia de Carlos Gaviria, y el Moir tiene uno, entonces cómo van a decir que el Moir tiene preso a Carlos Gaviria… esos son afirmaciones lamentables que ocultan los verdaderos centros del debates

Hace unos días se estaba hablando de una posible alianza entre el Polo y los liberales, ¿qué ha pasado?

Pienso que el Polo puede y debe hacer alianzas específicas con el Partido Liberal, por ejemplo, oponernos a la reelección presidencial, pero cuando se trate de elegir candidato a la presidencia de la república la propuesta del Polo debe ser otra que no es la del Partido Liberal.

Por ejemplo, en el terreno del TLC tenemos una diferencia grande, entonces de momento se puede decir que no se ve fácil cómo podamos coincidir, pienso que deberíamos jugar nuestra propia propuesta porque pienso que podemos ganar con ella.

Ustedes son críticos como muchos colombianos de las encuestas de cercanía de ciertas formas de poder ¿cómo hacer con una ciudadanía que por lo menos en la última medición hablaba del grado de aceptación del Presidente superior al 80%?

Nosotros no podemos hacer otra cosa que persistir en explicarle a la gente, porque si es verdad que el 80% de los colombianos respalda a Uribe es porque la capacidad de engaño de Uribe es absolutamente descomunal.

¿Pero como un hombre puede engañar a tanta gente?

Sí, fíjese en Adolfo Hitler, los alemanes que eran en pueblo más culto de Europa respaldaron a uno de posibles regímenes más oprobiosos de toda la historia, al señor Fujimori también los peruanos lo respaldaron hasta el delirio… entonces el problema de la razón no es un problema de mayorías sino de minorías. Nosotros lo que podemos hacer es persistir en nuestra posición, porque así mucha gente no lo entienda esa es la que le conviene al pueblo y al progreso de Colombia… Siento que se vienen tiempos de cambio en Colombia.

¿Qué posiciones ha venido estudiando el Polo frente a las reformas política y a la justicia?

Tenemos una decisión tomada y es que mientras Fabio Valencia sea Ministro de Justicia no hay relaciones con él, no lo consideramos interlocutor válido, ese señor está en mora de ser destituido, es una vergüenza lo que está sucediendo. No se ha ido porque lo tienen ahí para proteger a Guillermo Valencia y a la ’Casa de Nari’ y todo lo que hay ahí, Uribe es el rey del tapen – tapen.

¿Por qué?

Aquí están sucediendo cosas demasiado graves, entre ellas lo de Guillermo Valencia, entonces hay que dejarlo allí para probar que el padrinazgo es superior hasta a los intereses nacionales y del Estado, es finalmente lo que sucede… El Ministro Palacio ha debido renunciar hace rato, Sabas Pretelt es una vergüenza que sea embajador en Roma, Velásquez y Edmundo del Castillo… entonces pienso en que debemos seguir insistiendo en que Fabio Valencia debe renunciar, que respeten la dignidad del país.

¿Y frente a la reforma política?

El principal problema de la política nacional es el crimen organizado que hay al interior, todo lo demás son cuentos. Acá los votos no sólo se compran sino que los arrean a punta de pistola, acá el crimen gana elecciones y la reforma a la justicia no hace nada, por el contrario protege a los parapolíticos. Además no se habla de reforma electoral, porque los que ganaron las elecciones con ese sistema electoral no quieren que el sistema cambie, lo que hay es una especie de monumento al tapen – tapen para mantener un statu quo inicuo.

¿Pero hasta cuándo se podrá mantener este statu quo?

Los países no cambian cuando cambian los dirigentes, sino cuando cambian los pueblos y éstos a su vez cambian los dirigentes, o sea mientras el pueblo colombiano no reaccione, la gente buena de Colombia que es casi toda siga mirando al lado, Colombia no tiene arreglo, es más, cada vez va a ser peor, porque toda esta desfachatez se aprovecha del pueblo colombiano confundido y engañado para hacer peores desmanes, si el pueblo no controla no hay nada que hacer.