Generic placeholder image
Generic placeholder image

Colombia tiene una de las peores estructuras tributarias del mundo

Oficina de Prensa Senador Jorge Enrique Robledo, Bogotá, 19 de agosto de 2008 Colombia tiene una de las peores estructuras tributarias del mundo, profundamente antidemocrática, porque grava a los pobres y a las capas medias y casi exonera a los monopolios y a las trasnacionales, afirmó el senador Jorge Enrique Robledo en el debate sobre […]

Hace 9 años

Oficina de Prensa Senador Jorge Enrique Robledo, Bogotá, 19 de agosto de 2008

Colombia tiene una de las peores estructuras tributarias del mundo, profundamente antidemocrática, porque grava a los pobres y a las capas medias y casi exonera a los monopolios y a las trasnacionales, afirmó el senador Jorge Enrique Robledo en el debate sobre presupuesto de la nación que tuvo lugar hoy en la Comisión Quinta.

El congresista del Polo calificó como inicuo un sistema que en vez de redistribuir la riqueza, exime de impuestos a los poderosos. Las exenciones tributarias a las grandes empresas, que en el año 2006 ascendieron a 4,7 billones de pesos, fueron de 5,7 billones el año pasado, es decir, subieron más de 20 por ciento. A las zonas francas se les aprobó una exención de 18 por ciento y hoy solo pagan una renta irrisoria de 9 por ciento. Mientras tanto, los colombianos del común, que usan el transporte público, pagan entre impuestos y sobretasa 40 por ciento más por la gasolina y 30 por ciento más por el ACPM.

A nadie extraña entonces que la desigualdad social se haya estado profundizando, como lo reconoce el propio Banco Mundial. Robledo citó un estudio hecho por investigadores de la entidad en enero de 2008, según el cual Colombia tiene 0,53 de coeficiente Gini antes de impuestos y mantiene la misma cifra después de impuestos, uno de los peores casos del mundo, en tanto en Gran Bretaña, por ejemplo, se modifica de 0,52 a 0,38, lo que quiere decir que se redistribuye la riqueza.

No se puede desarrollar ningún país sin una estructura impositiva de carácter democrático, concluyó el senador Robledo.