Generic placeholder image
Generic placeholder image

Carta del senador Robledo al presidente Duque sobre la necesidad de aumentar aranceles y enfrentar el contrabando

Ante el agravamiento de la crisis por el fuerte daño social y económico provocado por la pandemia, Colombia debe aumentar algunos aranceles para reemplazar importaciones por producción y trabajo nacionales y recaudar más recursos públicos.

Hace 6 meses

Señor

Iván Duque Márquez

Presidente de la República de Colombia

Ciudad

Referencia: Ante el agravamiento de la crisis por el fuerte daño social y económico provocado por la pandemia, Colombia debe aumentar algunos aranceles para reemplazar importaciones por producción y trabajo nacionales y recaudar más recursos públicos.

Cordial saludo:

Es pésima noticia que el desempleo de abril llegara al 20 por ciento, con su carga de pobrezas, hambres y demás sufrimientos. Pero lo peor es que el de mayo y el del final del año pueden ser peores. Y se sabe de lo difícil que les resulta a los países salir de trampas de desocupación profundas, porque la propia falta de trabajo y el empobrecimiento las retroalimentan.

Enfrentar con acierto esta crisis gravísima exige empezar por reconocer todas sus causas, incluido que más de la mitad del actual desempleo no tuvo nada que ver con la pandemia, pues el año pasado terminó por encima del diez por ciento y los desocupados vienen aumentando desde 2015. Y eso que esas cifras estaban “mejoradas”, por así decirlo, con el trabajo informal muy precario del cincuenta por ciento de los colombianos.

Si el covid-19 golpea más en Colombia que en otros países es por el gran atraso de nuestra economía, que produce riqueza y empleo formal muy por debajo de su capacidad, males que no ha evitado lo que terminó convertido en otro problema: una deuda externa, ¡que cuesta mucho pagar!, de 140 mil millones de dólares. Otra vez se prueba que nada puede reemplazar la capacidad de generar ahorro interno y empleo productivo para el progreso de un país.

Ante este desastre, insisto en proponerle, señor Presidente, que con urgencia su gobierno le inyecte más recursos públicos a la economía –para cubrir necesidades de salud, pobreza, desempleo y actividad económica–, sumas que además de mejorar la calidad de vida también estimulan, por el mayor consumo, el crecimiento del empleo y de la industria y el agro y los demás sectores.

En carta del 22 de marzo, cuando empezaba esta crisis, le propuse emplear cinco fuentes de recursos para poder aumentar el gasto oficial: reorientar inversiones del Estado, usar reservas internacionales de Colombia, aplazar pagos de deuda externa, acudir a créditos de emisión del Banco de la República y aumentar los impuestos, pero solo los de los súper superricos, tan favorecidos por las reformas tributarias, aporte al país que no los desestabiliza.

Esta vez además le propongo aumentar los aranceles a bienes que pueden producirse en el país, como confecciones y calzado, por ejemplo, para reemplazar importaciones y promover la producción y el empleo formal, así como aumentar los recursos del Estado y el gasto público. Y reforzar en serio la muy débil lucha oficial contra el gran contrabando, que también destruye la producción y el trabajo, irremplazables –al igual que otros cambios que habrá que lograr– para sacar a Colombia del subdesarrollo que la asfixia.

Atentamente,

Jorge Enrique Robledo

Senador de la República

Bogotá, 4 de junio de 2020.