Generic placeholder image
Generic placeholder image

Carta de Robledo a la Revista Semana: “Falacias de Semana a favor del Fiscal”

"Siempre he pensado que es una mala práctica de Semana presentar sus afectos y desafectos como si fueran noticias, porque ello menoscaba su credibilidad"

Hace 2 semanas

Bogotá, 16 de julio de 2017

 

Doctor

ALEJANDRO SANTOS RUBINO

Director Revista Semana

Ciudad

 

Referencia: Falacias de Semana a favor del Fiscal.

 

Cordial saludo:

Siempre he pensado que es una mala práctica de Semana presentar sus afectos y desafectos como si fueran noticias, porque ello menoscaba su credibilidad, que debería ser el principal patrimonio de un medio. Y eso sí que le sucedió en su versión sobre la denuncia con la que el Fiscal Néstor Humberto Martínez pretende meterme a la cárcel, por mi debate sobre su conducta en el caso de la corrupción de Odebrecht.

Es el colmo que Semana de ayer me condene presentando al Fiscal como infalible, porque “él no va a ser tan torpe de instaurar una demanda que pueda perder”. ¡Hágame el favor…! Y más porque esa infalibilidad ya la negó el fallo de un tribunal de arbitramento en contra de Martínez Neira y José Elías Melo –sí, el acusado por soborno en Odebrecht– y que, por su conducta ilegal, compulsó copias contra ellos a la Fiscalía de esos días.

Agrega Semana que, rendido ante la infalibilidad, yo no me refiero a los argumentos jurídicos de la falsa denuncia del Fiscal. Pues eso tampoco es cierto. Porque a su revista le envié el jueves las pruebas –que me aportó el Banco Agrario, que las recibió de Corficolombiana– que demuestran que Martínez Neira sí fue contratista de Navelena-Odebrecht, pruebas que nuevamente le adjunto en esta carta, al igual que la que demuestra que también contrató con la Ruta del Sol (Odebrecht y Grupo Aval), por lo que ha debido declararse impedido en un escándalo de corrupción que, como es normal en Colombia, va camino de una indignante impunidad.

Y más lamentable aún es el énfasis de Semana no en favor del derecho a la inviolabilidad de las opiniones de los congresistas que nos atrevemos a hacer control político, sino de una alta burocracia que corrompe, manipula y matonea.

Antes, señor director, Colombia no está peor.

Atentamente,

 

 

 

 

Descargar (PDF, 4.73MB)